Home > Medio Ambiente > Electrodomésticos eficientes

ch_facebookch_twitterSeguinos en Pinterestch_youtubech_linkedin


- - -
Correo electrónico

Electrodomésticos eficientes

La administración del uso de la energía nos obliga a poner atención en todos los ámbitos, sobre todo en nuestro hogar; además de una iluminación adecuada, resulta imprescindible empezar a tomar medidas y decisiones para que nuestros electrodomésticos alcancen una correcta eficiencia energética.
Electrodomesticos-eficientes
Hace algunas décadas, la inquietud por encontrar modos de reducir el consumo de energía eléctrica con el objetivo de reducir los costos y disminuir el daño al medio ambiente se hizo presente en el mundo, haciéndose cada vez más fuerte con el correr de los años.
Fueron apareciendo nuevas tecnologías donde la eficiencia energética se convirtió en consigna a seguir por todos los fabricantes y los usuarios. Y como dentro de los hogares, el mayor consumo energético corresponde a los electrodomésticos, la calefacción, el aire acondicionado y la iluminación, la apuesta a reducir el costo energético en estos productos (sobre todo en los electrodomésticos) se hizo cada vez más fuerte.
Sin embargo, antes de seguir es fundamental destacar que no sólo es necesario reducir los procesos y la cantidad de equipos que funcionan con energía, sino además implementar un uso adecuado y racional de la misma.
Ahora bien, al comprar un electrodoméstico para el hogar debemos elegir el de menor consumo de agua y electricidad.
Verificar el etiquetado energético que ordenan los artefactos de acuerdo a las clases de eficiencia y sus condiciones técnicas nos permitirá elegir el equipo de mejor rendimiento. Ahora bien… ¿de qué se trata este etiquetado?
Las etiquetas de eficiencia energética* son etiquetas informativas adheridas a los productos, que proporcionan datos a los consumidores para que puedan adquirir estos productos con la información adecuada desde el punto de vista energético. En los últimos años fue reglamentando la obligatoriedad de estas etiquetas en electrodomésticos como lavarropas, heladeras, aires acondicionados, entre otros.
Este etiquetado no sólo informa sobre el consumo energético, sino que además aporta otros datos vinculados complementarios, como el ruido, el ciclo normal de vida, eficacia de lavado, consumo de agua, etc. Es decir, estas etiquetas se dividen en dos partes; la primera refiere a la marca y a la clase de eficiencia del electrodoméstico; y la segunda depende de la funcionalidad de cada aparato y varía dependiendo del electrodoméstico.
La escala presenta siete clases de eficiencia, las cuales se categorizan por medio de letras y colores; el color verde y la clase A corresponden a los equipos más eficientes, mientras que el color rojo y la clase G están asignados a los aparatos menos eficientes.
Podría pensarse la clasificación en tres grandes grupos: las etiquetas A, B y C, como aquellos electrodomésticos más eficientes; D y E, que son los que presentan un consumo medio; y F y G, que indican un alto consumo de energía (pueden llegar a consumir el triple de energía que los de clase A). Cada letra que baja en la escala a partir de la A supone un incremento del consumo energético sobre un 10% más que la letra que le precede.
Para asignar los valores de las etiquetas se calculó la media anual de consumo para cada tipo de electrodomésticos (sólo para los que producen mayor gasto), y se les adjudicó el valor intermedio entre las letras D y E. A partir de este punto se calcularon las demás letras de la escala, donde la A es la máxima eficiencia y la G la mínima.
Así se definió entonces la eficiencia de los electrodomésticos, es decir: un electrodoméstico resulta eficiente si ofrece las mismas prestaciones que otros consumiendo menos energía. Suele ocurrir que estos electrodomésticos más eficientes resulten más caros pero, a largo plazo, se ahorra más energía y se amortiza el gasto gracias a su menor consumo.
La implementación de la etiqueta energética resultó muy útil en todos los países ya que permitió lograr una reducción del consumo de energía y respeto por el medio ambiente. Es fundamental aprender a usar la energía necesaria, sin renunciar a la calidad de vida, eligiendo la alternativa más eficiente. Sólo basta con fijarse en la etiqueta, comprar el aparato que se ajuste a las necesidades de cada hogar, y usarlos de manera adecuada. El uso racional de los electrodomésticos también es nuestra responsabilidad.~

Hace algunas décadas, la inquietud por encontrar modos de reducir el consumo de energía eléctrica con el objetivo de reducir los costos y disminuir el daño al medio ambiente se hizo presente en el mundo, haciéndose cada vez más fuerte con el correr de los años.

Fueron apareciendo nuevas tecnologías donde la eficiencia energética se convirtió en consigna a seguir por todos los fabricantes y los usuarios. Y como dentro de los hogares, el mayor consumo energético corresponde a los electrodomésticos, la calefacción, el aire acondicionado y la iluminación, la apuesta a reducir el costo energético en estos productos (sobre todo en los electrodomésticos) se hizo cada vez más fuerte.

Sin embargo, antes de seguir es fundamental destacar que no sólo es necesario reducir los procesos y la cantidad de equipos que funcionan con energía, sino además implementar un uso adecuado y racional de la misma.

Ahora bien, al comprar un electrodoméstico para el hogar debemos elegir el de menor consumo de agua y electricidad.

Verificar el etiquetado energético que ordenan los artefactos de acuerdo a las clases de eficiencia y sus condiciones técnicas nos permitirá elegir el equipo de mejor rendimiento. Ahora bien… ¿de qué se trata este etiquetado?

Las etiquetas de eficiencia energética* son etiquetas informativas adheridas a los productos, que proporcionan datos a los consumidores para que puedan adquirir estos productos con la información adecuada desde el punto de vista energético. En los últimos años fue reglamentando la obligatoriedad de estas etiquetas en electrodomésticos como lavarropas, heladeras, aires acondicionados, entre otros.

Este etiquetado no sólo informa sobre el consumo energético, sino que además aporta otros datos vinculados complementarios, como el ruido, el ciclo normal de vida, eficacia de lavado, consumo de agua, etc. Es decir, estas etiquetas se dividen en dos partes; la primera refiere a la marca y a la clase de eficiencia del electrodoméstico; y la segunda depende de la funcionalidad de cada aparato y varía dependiendo del electrodoméstico.

La escala presenta siete clases de eficiencia, las cuales se categorizan por medio de letras y colores; el color verde y la clase A corresponden a los equipos más eficientes, mientras que el color rojo y la clase G están asignados a los aparatos menos eficientes.

Podría pensarse la clasificación en tres grandes grupos: las etiquetas A, B y C, como aquellos electrodomésticos más eficientes; D y E, que son los que presentan un consumo medio; y F y G, que indican un alto consumo de energía (pueden llegar a consumir el triple de energía que los de clase A). Cada letra que baja en la escala a partir de la A supone un incremento del consumo energético sobre un 10% más que la letra que le precede.

Para asignar los valores de las etiquetas se calculó la media anual de consumo para cada tipo de electrodomésticos (sólo para los que producen mayor gasto), y se les adjudicó el valor intermedio entre las letras D y E. A partir de este punto se calcularon las demás letras de la escala, donde la A es la máxima eficiencia y la G la mínima.

Así se definió entonces la eficiencia de los electrodomésticos, es decir: un electrodoméstico resulta eficiente si ofrece las mismas prestaciones que otros consumiendo menos energía. Suele ocurrir que estos electrodomésticos más eficientes resulten más caros pero, a largo plazo, se ahorra más energía y se amortiza el gasto gracias a su menor consumo.

La implementación de la etiqueta energética resultó muy útil en todos los países ya que permitió lograr una reducción del consumo de energía y respeto por el medio ambiente. Es fundamental aprender a usar la energía necesaria, sin renunciar a la calidad de vida, eligiendo la alternativa más eficiente. Sólo basta con fijarse en la etiqueta, comprar el aparato que se ajuste a las necesidades de cada hogar, y usarlos de manera adecuada. El uso racional de los electrodomésticos también es nuestra responsabilidad.~

Fuente: Secretaría de Energía de la República Argentina

 

Quizá te interese

News image

Una huerta en la cocina

Un sistema que permite transformar los desechos de alimentos en abono, producir tierra humus y cultivar vegetales y ...

Nota completa
News image

El consumo hogareño

Cada uno de los electrodomésticos y equipos en el hogar consume diferentes cantidades de energía, dependiendo de sus ...

Nota completa
News image

Con plástico reciclado

Cincuenta toneladas de residuos plásticos fueron convertidas en un puente de casi 27 metros de largo, capaz de ...

Nota completa

Ricardo Ospital - glamout1

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

 

 

banner-obras

 

Noticias

El iPhone 6 llega al mercado

News image

Apple presentó este mes el esperado iPhone 6 en dos modelos: uno ... [+]

Apple presentó Watch

News image

Bajo el lema “Nuestro dispositivo más personal” Apple realizó la ... [+]

Con tecnología 5K

News image

En la Feria de tecnología anual desarrollada en Berlín IFA 2014, ... [+]

Estudiar es buen negocio

News image

Estudiar es buen negocioEn la calle 9 entre 43 y 44, a sólo 50 me... [+]

Decoración y más

News image

Desde hace dos meses, Cálido Hogar se ha renovado para ofrecerles... [+]

Tipos de cercos perimetrales

News image

En cercos perimetrales tenemos diversidad en precio y calidad, lo... [+]



Registrate y recibí nuestro Newsletter





SIOC

Agenda

Del 28.07 al 01.08

IX ENCUENTRO LATINOAMERICANO DE DISEÑO
La Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo organiza la V edición ...

Leer Más...
Pinturerías Crear