eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

Funcional y equilibrada, la obra de las arquitectas Florencia Kienast y Agostina Martínez fue trazada a partir de volúmenes de líneas puras pero no minimalistas; líneas que emanan un elegante aire clásico.

Desde hace tiempo, tal vez desde que Le Courbusier sentó las bases del racionalismo arquitectónico, las viviendas diseñadas con un criterio práctico y funcional, como es el caso de la que nos ocupa, suelen asociarse a una imagen repetida: planta ortogonal, superficies pulidas, voladizos y mucho vidrio. El minimalismo, abogado de la extrema simplicidad de las formas, los espacios despejados y los colores neutros proliferó como tendencia decorativa obligada, la única apta para acompañar tales estructuras. El racionalismo y el minimalismo se pusieron de moda y fueron adoptados por casi toda persona que estuviera en condiciones de construirse una casa, pero perdieron en el camino, respectivamente, su base espiritual y su esencia. Vale recordar que el minimalismo se forjó en contra de la reproducción: proponía la serie, es decir, la estructura en la cual se va produciendo una modificación mínima, casi imperceptible, pero que impide que los objetos sean idénticos. Eso se perdió.


Para los griegos el equilibrio era inseparable de la belleza, y esta vivienda diseñada para cumplir con todos los requerimientos de una familia tipo, guarda este precepto tanto en la asignación de funciones a los espacios interiores como en el porcentaje de metros cubiertos que toma del lote en el que se implanta: 314 sobre 636.
Bajo la misma consigna, la fachada ofrece una acertada composición de hormigón -revestido en un elegante visón y vidrio. No hay abuso de un material sobre el otro, tan sólo una armoniosa convivencia. La madera en la pérgola del balcón-terraza del piso superior y en el portón lateral, atenúan el aire señorial sugerido por el jardín delantero, las aberturas blancas, la explanada de pórfido y el retiro de calle de la construcción en general.
La sutil maestría de las proporciones en que se han  utilizado los materiales de la fachada se repite en el interior y alcanza incluso a la distribución de los ambientes.

Las dos plantas de la casa están plácidamente conectadas, aunque la práctica separación entre las áreas de uso compartido y las que exigen más privacidad no se ha perdido de vista.
En la planta alta se hallan las habitaciones, todas en suite, junto a un espacio compartido que sirve como spa; en la baja se disponen los espacios de uso social: estar, comedor y quincho, articulados por la cocina cuyas grandes puertas corredizas los unen o los separan según las preferencias de los habitantes y hacen posible la cómoda circulación entre ellos.
A su vez, la doble altura del área de acceso sirve como un conector vertical entre lo privado de la planta alta y lo social de la planta baja, preanunciando los ambientes amplios y luminosos.

La decoración es de una delicadeza acorde a la totalidad del proyecto. Las paredes y cielorraso blancos, al igual que las cortinas, son combinadas, en el estar, con sillones tapizados en la gama del beige cuya textura aterciopelada junto al revestimiento marmóreo del hogar y el piso al tono sugiere una elegancia no exenta de calidez que la mesa de vidrio del comedor refrenda. La moderna lámpara que pende sobre ella –y sobre las tres copas rojas que aportan el necesario toque de color- no tiene nada que envidiarle a la que se destaca en el blanco predominante de la cocina. En ese espacio todo apunta a una intención moderna de blanco lustroso y acero inoxidable que prepara al visitante para ese quincho maravilloso y posiblemente eterno. Forjado en piedra, acero y hierro, pensado estrictamente para compartir, el quincho expresa el alma de la casa.
Un alma noble, en cuanto a materiales; clásica en cuanto a proporciones y diseño. Un alma que porta ideas y expresa tendencias.•

Fotos: Leandro Arévalo
Texto: Soledad Franco

[ INFORMACIÓN + FOTOS DEL PROYECTO ]
Tipo: Vivienda unifamiliar
Ubicación: Nuevo Quilmes, Bernal, Partido de Quilmes
Superficie del terreno: 636,50 m²
Superficie construida: 314 m²
Año de construcción: 2014

[ PROYECTO ]
Estudio Kienast
Arq. Florencia Kienast
Colaboración: Arq. Agostina Martínez
Quilmes- Buenos Aires
011- 4253 6742/ Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina