eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
portada

Una vivienda de fin de semana totalmente abierta a su entorno. Transparencia, flexibilidad y materialización austera son los pilares en los cuales se apoya este interesante proyecto.

Emplazada sobre un lote de 2.600 m² en un club de campo de la localidad de Open Door, Pcia. de Buenos Aires, esta casa proyectada por el estudio Meneghetti Arquitectos y la Arquitecta Marcela Hitters se pensó como una casa de fin de semana. El proyecto se basó en tres premisas básicas: transparencia para sentirse parte del paisaje, flexibilidad y amplitud de los espacios, y materialización austera con un exhaustivo diseño del detalle. En el proceso de diseño se buscó que la arquitectura generara diversas sensaciones, mediante el uso de la luz, del agua, de los reflejos y de los contrastes. La vivienda se presenta como un gran prisma rectangular de líneas austeras abierto hacia el jardín con amplios paños de cristal, que reposa sobre un terreno rodeado de fresnos en el frente y, en el fondo, por un conjunto de árboles que generan un paisaje de tonos variados según la época del año. Este gran prisma blanco y transparente se apoya sobre un zócalo de hormigón recedido con respecto al filo del muro exterior, generando mayor altura, logrando así mejores perspectivas y posando la casa de manera sutil sobre el terreno. En la fachada delantera un gran vano se introduce en la estructura dando lugar a un gran ventanal acompañado por la puerta de acceso en madera con un diseño singular. En contraposición, del lado opuesto al acceso principal, un pequeño vano apaisado se desprende de la fachada como una pecera, generando un sector más resguardado del exterior que corresponde en el interior al área privada. En la fachada trasera, la vivienda se vuelca totalmente al paisaje mostrándose como un gran cubo acristalado acompañado de una amplia terraza que se mete en la estructura, desmaterializando los límites visuales. Así los espacios interiores y exteriores se confunden logrando una relación permanente entre ambos. En el eje del acceso la casa genera un vacío permitiendo la entrada de luz solar sobre el estar. En él se ubica un estanque en el que se refleja un muro de hormigón visto, único cambio en la materialidad y textura de los muros.

En el resto de la casa predominan los acabos lisos y blancos buscando continuidad espacial y reafirmando la sensación de amplitud. Este eje divide a la vivienda en dos sectores: público y privado, logrando una distribución coherente y funcional donde los ambientes principales de la casa se expanden hacia la galería trasera. El área pública se desarrolla en un único gran espacio donde salón cocina y comedor componen un trío vital de cuidado desarrollo. Con carpinterías de piso a techo al frente y contrafrente se convierte en un lugar casi transparente. Las carpinterías orientadas hacia el contrafrente están conformadas por cuatro paños corredizos que se desplazan hasta cerrar el estanque, dejando completamente abierto el espacio sobre la terraza. El blanco es protagonista absoluto de este gran ambiente con notas de rojo y negro que apenas distraen la blancura del conjunto. Pocos muebles de diseño moderno y vanguardista y la ausencia de ornamentación acentúan el concepto estético de la casa que deja hablar a la pureza de las líneas y la riqueza del diseño. La sala se arma frente al estanque en torno a una alfombra roja que vibra sobre el blanco solado. A su alrededor dos puff blancos con patas cromadas no dificultan las visuales hacia el exterior enfrentándose a dos sillones de estructura cromada y cuero negro de diseño muy lineal. En el centro, una mesa ratona súper baja en melamina blanca y patas cromadas, descansa sobre el rojo furioso. En una de las esquinas se destaca el sillón BKF en cuero negro acompañado de una lámpara de diseño. El comedor en total sintonía con la sala se arma con mesa y sillas del diseñador Eero Saarinen en blanco con almohadones rojos. La cocina, comunicada con el salón comedor, se arma en una isla materializada en acero inoxidable y melamina blanca. En ella se resuelve toda la cocina. La misma contiene área de lavado con bacha doble, área de cocción con anafe eléctrico y campana, área de guardado en el bajo mesada con tiradores cromados y office para comidas rápidas acompañado por banquetas de estructura cromada y madera laqueada blanca. La heladera, horno y microondas, todos en acero, se encuentran casi escondidos empotrados en uno de los laterales. Un paño vidriado de piso a techo permite que un sauce sea el protagonista de este espacio, el cual filtra el sol de la mañana generando luces y sombras en este lugar. Hacia el sector privado un paso-estudio recibe luz cenital mediante una claraboya. Este espacio se encuentra conformado por puertas pivotantes de piso a techo por las cuales se accede a los dormitorios. Aquí el mobiliario solo consiste en un estante ciego que funciona como escritorio y una silla cromada con asiento y respaldo blanco de Mies Van de Rohe. Frente a el escritorio se ubican dos habitaciones que, gracias a tabiques móviles, pueden comunicarse entre si generando un gran espacio. Ambas cuentan con increíbles vistas hacia el jardín. En el dormitorio principal un tabique divisor cumple una doble función, sirviendo como respaldo de cama y del lado opuesto da lugar a un placard. El baño revestido íntegramente con micro cemento alisado color arena continúa las líneas austeras de toda la construcción. Los sanitarios en color blanco armonizan con el arena del revestimiento y se destacan con la luz que ingresa por una abertura que acompaña al hidromasaje. La contemplación del paisaje en la habitación principal se da a través de una gran carpintería lindera al jardín, mientras que por una abertura longitudinal ubicada en un lateral entra la luz del atardecer. La iluminación pasa desapercibida empotrada en los blancos cielorrasos, con dicroicas direccionales, que no modifican ni estorban las visuales. Un proyecto que ha cuidado al máximo la estética de la casa en su conjunto, con amplios espacios que parecen abrirse entre ellos, donde el verde exterior entra de forma abrupta e irrumpe en estos ambientes etéreos llenos de luces, sombras, reflejos y sensaciones. Con una ambientación casi minimalista, que deja hablar al espacio y al diseño. Así arquitectura e interiorismo van de la mano con un proyecto moderno y vanguardista en un entorno soñado para las viviendas en Argentina.

Texto: Aleja Canamasas -Dis. de Interiores
Fotos: Arq. Juan Pablo Meneghetti

MENEGHETTI Arquitectos
Arq. Juan Pablo Meneghetti, Juan Sebastián Meneghetti + Arq. Marcela Hitters
Medrano 1650 PB I (C1179ABD)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

AD_SENSE_txt_img_Col3

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina