eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
Gabellini-Rey-Fincas-Iraola

Berazategui. Obra del estudio Gabellini-Rey esta casa apunta a la transparencia absoluta: una luminosidad que deja ver la calidad del diseño.

En el Barrio Privado Fincas de Iraola I, se levanta esta moderna casa concebida especialmente para satisfacer los deseos de sus propietarios: vida descontracturada, plácida, transparente. Un compromiso ineludible para los arquitectos que parece haber guiado cada una de sus decisiones y, al mismo tiempo, un feedback: si los clientes no hubieran abogado por una estética contemporánea plasmada en un diseño de calidad notoria y sustentable, hubieran buscado otro estudio. La palabra “transparencia” se forma con el prefijo latino “trans”: de un lado a otro, y la raíz del verbo “parere” que significa aparecer. Así que no es del todo ocioso suponer que el intercambio entre clientes (un lado) y ejecutantes (el otro) produjera las condiciones necesarias para que apareciera esta maravillosa edificación, fruto del buen gusto compartido. La fachada de líneas rectas y puras se materializa principalmente en hormigón -revestido en blanco y gris oscuro- y vidrio; a ellos se suma la piedra en detalles que van a repetirse en el interior.

Las salientes en la mampostería y su diferenciación por tonos está pensada para señalar el grado de importancia que se asigna a los espacios que albergan: se tratan horizontalmente los volúmenes que contienen las áreas privadas (tres dormitorios, suite matrimonial, estudio y servicios) y se jerarquizan con verticalidad y cambio de escala los prismas que dan contención al espacio principal (hall-estar-comedor-escalera), que son los que conforman la cara frontal. La entrada se destaca en lustrosa madera. Un detalle encantador es el camino curvo y adoquinado que nos conduce a ella. En cuanto a la disposición de los ambientes es simple y elegante: obedece a la regla aplicada hoy con frecuencia que sugiere que las áreas privadas ocupen el piso superior de la vivienda y las de uso público la planta baja. En este caso esto tal regla se efectiviza a través del gran espacio central que cumple la función principal de estar-comedor y que articula el acceso a los demás sectores de la casa: cocina, habitación de servicio, galería semicubierta con salida al parque en el que deslumbra la piscina y escalera hacia planta alta. Este gran espacio en doble altura es atravesado por un puente que vincula el ingreso a dormitorios y sus servicios con el área de trabajo a modo de estudio desde la que es posible contemplar el maravilloso entorno (forestado con árboles centenarios de los tiempos en que la familia cuyo apellido hoy da nombre al barrio señoreaba esas tierras) y que también permite ver las actividades que se desarrollan en el resto de la vivienda.
La palmaria transparencia y fluidez descontracturada otorgada a los ambientes a través de decisiones estructurales a un nivel macro se remarca con la utilización de algunos recursos que intensifican la noción de continuidad: preponderancia del blanco en parte del mobiliario y en las paredes, cielorrasos y pisos de la planta baja; presencia de vidrio en barandas y equipamiento, revestimiento de madera continuo en la escalera (sin diferenciar alzada de pedada) y desplazamiento diagonal en planta (sucesión estar-comedor-cocina). La sensación de que estamos frente a un gran espacio (no es sólo una sensación porque la casa se alza sobre un terreno de 873 m², de los cuales 275m² están cubiertos y 50m² semicubiertos) se robustece gracias a una decoración que deja en claro su adscripción al lema “Menos es más”. Como ya se dijo la paleta del blanco es la base incluso del mobiliario. En el área destinada a oficiar de estar-comedor se conjuga con mínimas proporciones de negro -que se destacan por contraste- y se complementa con vidrio. Negro, blanco y vidrio alternan su preponderancia en estos ambientes ratificando la impronta moderna. El ejemplo más representativo de lo señalado se expresa, sin dudas, en la mesa y sillas del comedor. Habría que agregar que a la mentada trilogía siempre se incorpora un elemento disruptivo destinado a evitar la monotonía: el sillón en cemento del estar a tono con la pared y salientes en alisado evidencian este recurso. En la reluciente cocina el juego se enriquece a través de la incorporación del rojo que sectoriza los puestos en el desayundor y de la presencia del acero inoxidable. También en las habitaciones la luz penetra a raudales, pero de acuerdo a su función, impera la calidez: así la madera o la alfombra suplantan los cerámicos, aunque buscando la simetría los pocos muebles se mantienen dentro del mismo lenguaje moderno. Como lo soñaron los propietarios la constante es la luz y la invitación al relax. Tan logrado está el requisito que lo que resulta transparente es la calidad del diseño.

Fotos: Leandro Arévalo
Texto: María Soledad Franco

[ PROYECTO ]
Estudio GABELLINI-REY Arquitectos
Arq. Luciana Gabellini – Arq. Daniel Rey Colaboración: Arq. Carolina Otero
Cálculo estructural: Ing. Rosana del Panno, Ing. Juan José Turdó

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda unifamiliar
Ubicación: Fincas de Iraola I
Superficie del terreno: 872,60m²
Superficie construida: 275m²/50m² semicubiertos
Año de construcción: 2012

Tarquini

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina