eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
Channa-Horombuwa

Obra del afamado arquitecto Channa Horombuwa, la casa chamila plantea una estética contemporánea y cosmopolita.

Es verdad que esta casa alumbra en Sri Lanka, isla en la que el clima tropical favorece la abundancia de orquídeas y palmeras, y en cuyas montañas crecen los pinos y se extienden los cultivos de té. No es menos cierto que podría haber sido erigida en casi cualquier otro lugar del planeta, siempre y cuando se dispusiese de un predio que formara parte de un paisaje admirable.
Bajo estas condiciones, no es una sorpresa que la casa Chamila guste por igual a los habitantes de Sri Lanka y a los de Argentina. Esto parece obedecer a que es un excelente ejemplo de la arquitectura contemporánea, es decir, de una arquitectura que signa el tiempo al que pertenecemos y que ha logrado posicionarse como ciudadana del mundo gracias a una plasticidad constitutiva que le permite aclimatarse a cualquier país, planteando una comunidad de gusto por encima de las identidades regionales.


Esto, ya de por sí claro para aquellos que disfrutan de detenerse a observar el diseño que prima en los edificios desde hace un tiempo, queda aun más claro si se pasa revista a la génesis de Chamila: el proyecto fue encargado originalmente a otro arquitecto por un matrimonio con tres hijos que, ya avanzada la obra, se manifestó disconforme con el resultado. Lo que deseaban era una de esas casas de líneas simples y espacios amplios y luminosos, de parques o jardines integrados a las superficies cubiertas; todos aspectos claves de la arquitectura contemporánea. Contactaron a Channa Horombuwa porque crear esos espacios (lo que en este caso implicó demoler varias paredes) personalizándolos y volviéndolos distinguidos, parece ser su especialidad.
La casa se levanta en un barrio en el que para visitar al vecino más próximo conviene subirse al auto; es por eso que las paredes blancas de la fachada pueden permitirse funcionar como una estructura que sostiene el protagonismo del cristal sin temer otra intromisión que la de la luz del sol o la belleza de un cielo estrellado. Se destaca la carpintería de madera aportando una clásica calidez al conjunto, en especial en las dos puertas que, separadas por un falso muro, además de adornarla, están allí para favorecer la privacidad y la circulación de los integrantes de la familia.
Así, la puerta más ancha conduce a un espacioso estar a doble altura que se abrirá a un no menos espacioso comedor. Este primer nivel también incluye el family, la cocina, la despensa y por supuesto, los toilettes. Afuera se extienden el fabuloso parque y la pileta. El gimnasio es una sección separada cerca de esta última.

La puerta más angosta conduce a un vestíbulo, también a doble altura, que antecede a la escalera que lleva a las áreas privadas de la vivienda: son cinco dormitorios, uno en suite, separados por un corredor que balconea sobre el estar. Llegar a la suite implica además subir otro tramo de escalera, hecho que refuerza la intimidad de la pareja propietaria.
Todas las zonas del área social reenvían al concepto de conexión. Una conexión que, con el exterior, se establece con el parque a través de los grandes paños vidriados que sustituyen en parte a las paredes, y que llega incluso a establecerse con el cielo a través de la magnífica claraboya que se abre en el techo del estar, haciendo posible la iluminación cenital. Lo mismo sucede en el interior donde, sin embargo, la ausencia de puertas no alcanza a obstruir una clara diferenciación de los sectores según su función, dada por la alternancia de los pisos (siempre entre la madera y los cerámicos en off-white) y por un interesante juego de desniveles (como el que se establece entre el estar y el living).
En cuanto a la decoración, si bien parece estar de más detenerse en su condición minimalista, cabe subrayar que más allá de los muebles modernos y funcionales que están muy lejos de abarrotar las superficies, el arquitecto ha hecho maravillas con tan sólo el uso de los materiales y de una acotada paleta cromática. Esto se ve muy bien en los pisos en los que usa el cerámico, intercalando aquí y allá distintas gamas del blanco para formar figuras geométricas; el mismo recurso es utilizado en los baños, que parecen citar las composiciones de Mondrian, reemplazando la necesidad de cualquier ornamentación con apenas una línea de color. El resto lo hacen el blanco de las paredes y cielorrasos y la madera, formando un conjunto que reúne cierta espiritualidad (evidente, por ejemplo, en la cama estilo oriental de la suite).
Así, el arquitecto Channa Horombuwa personaliza el lenguaje de la arquitectura contemporánea para edificar una casa que ya es ciudadana del mundo.•

Texto:María Soledad Franco
Fotos: cedidas por el arquitecto

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda Unifamiliar
Ubicación: Dompe. Sri Lanka.
Superficie del terreno: 6500 m²


[ PROYECTO ]
Arq. Channa Horombuwa
546, Peradeniya Road, Kandy, Sri Lanka
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.architectssrilanka.org

 

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina