eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
como-un-transatlantico-Arq-Galera

Construida por el Estudio Galera, esta casa semeja una nave creada para transportar a sus pasajeros hacia el paraíso.

La casa parece mecerse en las suaves olas del césped de un terreno sin confines de la exclusiva ciudad balnearia de Cariló. Era el último lote disponible en las proximidades de la playa y tiene 1000 m². Como todas las embarcaciones de buen porte, la casa parece poder flotar y a la vez produce una inequívoca impresión de solidez y resistencia: si en verdad fuese una nave sería capaz de atravesar cualquier mar, surcar todos los océanos. La impresión de solidez proviene en parte de la preponderancia del hormigón como material, aunque también de la piedra; con lo ingrávido colaboran el vidrio, los espejos de agua y la pileta, aunque por supuesto, el elemento que logra la síntesis de opuestos es decididamente estructural. Pero vayamos por partes.


El programa se ideó en función del lote, buscando el modo de aprovechar al máximo las vistas y el óptimo asoleamiento. Hacia el frente la calle y el bosque; en el contrafrente el mar.
Como si implantarse en el contexto fuera parte de su destino, su vecina es otra casa construida por el mismo estudio algunos años antes.
A la vivienda unifamiliar que nos ocupa se accede a través de un camino en leve pendiente, una rampa de hormigón con barandas de acero inoxidable que nos devuelve a la isotopía de las embarcaciones marítimas. Esta rampa nos lleva desde el nivel de garage y de servicio, semi-enterrado en la topografía natural del lote; hasta el acceso a la vivienda, sobre éste, el nivel de dormitorios; y en la cima, el mirador.
En lo que podríamos llamar nivel cero encontramos entonces la planta de servicio y salón de juegos.

En un segundo nivel se halla la planta dominada por el fastuoso estar comedor que se abre en tres caras de vidrio con el fin de incorporar perceptualmente el bosque de Cariló y las actividades propias del aire libre al interior.
La cocina se posiciona como un tapón al sur. La parrilla-quincho, en tanto prolongación natural del interior, está relacionada directamente con la pileta. Hacia el contrafrente la planta del comedor se extiende en una terraza íntima y más abajo, una vez más con arreglo a los desniveles naturales del terreno, un fogón-asador se convierte en otro posible espacio de reunión, pero esta vez junto al fuego.
Un nivel más arriba encontramos la planta de los dormitorios, destinada únicamente al descanso, por lo que no habrá en ella ningún aposento que cumpla otra función. Sólo las suites con sus apéndices de lujo. Toda la planta es una caja blanca que vuela hacia el frente cubriendo la zona de la parrilla y hacia el contrafrente cubriendo la terraza íntima del comedor. La caja flota sobre todo y sobre todos hasta apoyar en una columna que descarga las cargas estructurales al lote; desapareciendo antes en un espejo de agua.

En la cima, el último nivel está dedicado íntegramente al esparcimiento, pensado para realizar actividades tanto en el interior como en el exterior. Se trata de un mirador de 360 grados: al este el mar, al oeste el bosque y al norte las difusas siluetas de los edificios de Pinamar. Allí, el sauna, el jacuzzi, el solárium y una segunda parrilla suman su confort a la obscena belleza del paisaje.
Los interiores son imponentes y sobrios. El hormigón y la piedra siguen presentes en paredes y cielorrasos. A ellos se suma un mobiliario moderno elegido en la paleta del blanco, con aportes de negro y detalles en rojo. La iluminación es la vedette de todos los ambientes: en la cocina, añade su toque de acero inoxidable al de los electrodomésticos poniendo pausa al blanco; descolla en la lámpara que pende del estar a doble altura; y subyuga en el verde esmeralda/ azul cielo que confiere a las aguas de la piscina.
A medida que asciende por la rampa el pasajero se va familiarizando con el parque, el bosque, la pileta, los piletones y el constante sonido del agua que se precipita desde la cascada que los alimenta. Todo esto, a sólo pocos metros del mar.
Una vez que el pasajero trasponga la puerta de acceso, estará en la nave que lo transportará al paraíso del ocio creativo o del simple descanso, dejando atrás la rutina.•


Fotos: Diego Medina | www.dcfotografia.com.ar
Texto: María Soledad Franco

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de obra: Vivienda unifamiliar 
Ubicación: Cariló
Superficie del terreno: 1000 m²
Superficie de la obra: 470 m²
Año de construcción: Abril 2011- Septiembre 2012

[ PROYECTO ]
Estudio Galera  | Arq. Ariel Galera
Equipo de Trabajo: Arq Horacio Riga,  
Diego Ballario y Veronica Coleman
Divisadero entre Castaño y Casuarina. Cariló.
Tel. (02254) 570995 | www.estudiogalera.com

 

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina