eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
de_cara_al_mar-

Una espléndida residencia, embriagada de aire marino, que no es sólo un escenario y sí, un esplendido solar, para ser plenamente vivenciado.

Situada en las costas chilenas, sobre una colina, a 40 mts. sobre el nivel del mar, esta casa, autoría del arquitecto Gonzalo Mardones Viviani, reafirma la posibilidad de integración entre personas, arquitectura y el medio ambiente.
Una propuesta, que apuesta a una solución espacial volcada al exterior, sin renunciar a la privacidad, con una lectura formal clara y netamente contemporánea.
Esta casa, se materializa a través de un juego de volúmenes que se abre completamente hacia el este, permitiendo, de esta manera, obtener las mejores vistas desde sus interiores, protegidos del fuerte sol poniente y de los vientos, propios del lugar. Un magnífico anfiteatro natural abierto al mar chileno en 180 grados…
La elección de los materiales que, cálidamente, tapizan los planos y volúmenes de esta más que soñada casa, tanto en su exterior como en sus interiores, fue intencionada en la búsqueda de mayor integración con los elementos naturales del paraje.


De esta manera, se creó un nuevo horizonte habitable, donde la naturaleza con sus cambios de estación, colores y formas, modifica los espacios. Y este contacto permanente con el medio, enriquece el diario vivir, en un lugar donde el tiempo transcurre de manera diferente.
Intentando despojar a la obra, de toda ornamentación innecesaria que oculte su pura esencia y, destacar lo sustancial de la forma y de los materiales en plenitud, se optó por trabajar esta propuesta en dos niveles y con una distribución de la planta en L.
En planta baja, se dispusieron todos los espacios públicos (estar, comedor y cocina) y de servicio. Y, en el nivel superior, las áreas más privadas: amplios y luminosos  dormitorios, que adquieren una nueva libertad espacial y visual a través de terrazas. Espacios semicubiertos, coronados por extensos aleros, que ofrecen una panorámica esplendorosa del océano Pacífico y del cielo azul chileno. Un espectáculo imperdible que vuelve prescindible cualquier ornato interior.
La entrada principal a la casa, se oculta desde la calle, bajo un original pórtico rematado por una serie de vigas, conformando un pequeño atrio – patio abierto. Un espacio protegido, que conduce al hall, un diáfano recinto que se asoma a las vistas del mar y revela la magnificencia del lugar.
La serenidad de su diseño arquitectónico, la personalidad rotunda que imprime el mar y la gracia de los detalles de la naturaleza circundante, brindan una inequívoca sensación de cobijo y calidez a este solar.
Una vivienda donde hay rincones abiertos y descontracturados, ideales para perderse en la perspectiva soñada que asalta desde cada una de sus ventanas.

Y, otros, más acotados y contenidos, donde pasar un buen rato cada día es un “must”.
Lugares que emanan un clima informal y, a la vez, intimista, donde diversos sectores se caracterizan por la claridad imperante y la presencia de muebles y objetos de clara identidad contemporánea, muy a tono con la personalidad de esta residencia.
El gran espacio de la casa, lo constituye, sin dudas, el estar, configurado dentro de un espacio de doble altura y hacia donde balconea la circulación del la planta alta.
Un ámbito que se fusiona con el entorno natural, a través de un ventanal, de igual escala, que exhibe el modo en que el paisaje marino se integra a la arquitectura interior, construyendo una magnífica obra pictórica viviente.
Un cocktail infalible: Un edificio de soberbia arquitectura, con una vista absolutamente extraordinaria, donde se disfruta de una morada a la medida de sus ocupantes, espacios diáfanos, amablemente concatenados, equipados de una manera muy austera, pero, también, confortable y canchera.
No falta, por supuesto, el trabajo cromático de cada uno de los ambientes engamados en suaves beiges y cremas.
Aquí, todo es gozo para los sentidos y, una diversidad tal, que pide una recorrida y otra…y otra más.
Una residencia donde las visitas se irán siempre con ganas de ser invitadas nuevamente. Es que, de esta casa, siempre se quiere pedir un “bis”.~

Texto: Dis. Int. Ana Thorschmidt


[ PROYECTO ]
Arq. Gonzalo Mardones Viviani
Av. Del Valle Nº 869 Of. 01
Huechuraba, Santiago, Chile.
www.gonzalomardonesv.cl
T: +56 2949 3081 / +56 2949 3086

Tarquini

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina