eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
BC16_Ch

Ubicada en Monterrey, México, esta maravillosa casa diseñada por Gilberto L. Rodríguez para el estudio GLR arquitectos, puede interpretarse como una innovación dentro del lenguaje arquitectónico de lo moderno.

Gilberto Rodríguez tiene un vasto currículum plagado de proyectos internacionales y otros llevados a cabo dentro de su país, pero es conocido, sobre todo, por ser el creador de la casa Elizondo; una casa premiada en numerosos concursos de diseño internacional que fue su primera casa (alrededor del 90’) y que, paradójicamente se encuentra a 100 metros de la que nos ocupa: la casa BC. Es como si el mismo arquitecto hubiese querido que el observador pudiese reparar en las variaciones y constantes a lo largo de su obra. En la casa Elizondo se podría decir que está en germen una estética sobre la cual Rodríguez innova y que desarrolla a pleno en la BC. Este admirador de Le Corbusier, cultor sin dudas de una estética moderna, pensó la mansión BC a partir de “volumetrías puras, pero [llegando a] soluciones estructurales más bien complejas, debido a sus grandes claros y voladizos, para rescatar una imagen de ligereza dentro de un lenguaje de volúmenes más bien pesados y masivos.” La imagen de la casa es tan clara como la formulación de la idea que la anima.

Dueño de un modernismo que sabrá envejecer con dignidad (aunque parezca un contrasentido, tal vez virando hacia lo clásico), de una paleta de blancos, negros y grises tan sólo alterada por los colores de la naturaleza (maderas, algún verde, el cielo o la vegetación penetrando las grandes superficies encristaladas) y de vigorosos conocimientos técnicos en lo relativo al método y a los materiales, este arquitecto considera que la arquitectura debe aspirar a ser arte (“capacidad de conmover, de despertar pasiones”) pero subordinado a un fin: que la gente sea feliz en ella y viva cómoda. Aquí una descripción de la casa que pone en evidencia cómo logra estos postulados.
BC está en una situación de lujo, ya que se levanta en un predio de mayor altura que los que la circundan. De ahí la despampanante vista hacia el Parque Nacional de Chipinque en el sur, mientras que hacia el oriente el espectador puede solazarse con un horizonte dominado por el Cerro de la Silla.
La fachada está compuesta de volúmenes simples demarcados por materiales, texturas y colores: granito negro, concreto blanco aparente, vidrio y hierro.
Se accede al predio por el lado norte, ascendiendo por medio de una larga rampa que permite llegar a su punto más alto, en el que se encuentra el nivel principal.A este nivel se entra por un vestíbulo que se abre a la derecha dando lugar a una espaciosa biblioteca (todo en esta vivienda es espacioso) cuya pared lateral es de vidrio. Siguiendo al vestíbulo en línea recta se disponen dos salas, sectorizadas por el mobiliario y divididas por paneles recubiertos en madera de distintas tonalidades, un comedor y un ante-comedor (siempre con presencia del vidrio en una de sus caras) que hace de nexo con la otra ala de la casa donde se ubican las dependencias de servicio (cuarto, lavadero y cocina). Por supuesto en este nivel se ubica el garaje (continuación del techo). La piscina y los jardines (que alternan la piedra y la vegetación) siguen los desniveles del terreno y las distintas escalinatas y senderos que facilitan los accesos a las diferentes áreas, recuerdan a los de los templos mayas.
En el segundo nivel están las habitaciones. Son tres y la principal ostenta un vestidor de tal tamaño que podría decirse que es una habitación más. También se ubica aquí un cuarto para las máquinas.
Por último, bajo el nivel principal encontramos un espacio destinado al entretenimiento, la bodega y una sorprendente terraza techada.
Buena luz, buena acústica, alturas dignas. La casa BC, además responde a los preceptos de una arquitectura sustentable: muros dobles con aislante ecológico, vidrios de baja emisividad (Low-E), sistemas de recolección de aguas pluviales, tratamiento de aguas grises para riego, paneles solares para calentamiento de la piscina e iluminación del jardín y un proyecto de paisaje que respeta la vegetación existente y reforesta el predio.
Por último el mobiliario de líneas netas en los tonos señalados y los pisos de madera, se combinan con una espléndida iluminación y con la preeminencia de materiales traslúcidos como vidrios y acrílicos en distintas zonas de la casa para dar la idea de que si la ligereza pudiese ser medida, su volumen sería el de esta casa.~

Texto: Ma. Soledad Franco

PROYECTO
GLR arquitectos
Arq. Gilberto L. Rodríguez
www.glrarquitectos.com


Tarquini

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina