eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
innovacion integral Arq silvina-zubiarraini

Pinamar. La casa creada por la arquitecta María Silvina Zubiarrain consigue su belleza innovadora integrando las características del terreno, las necesidades de los habitantes, la decoración y el paisajismo en su diseño.

Cuando ya todo parecía dicho o edificado en el lenguaje de la arquitectura moderna, esta vivienda unifamiliar viene a demostrar que no, que la corriente identificada con nombres como Le Corbusier, en el presente más que dominante, no tiene límites si se le imprime un carácter propio. A este carácter se le llama estilo y, en realidad, si se logra tener estilo, ninguna escuela, tendencia, moda o como se quiera considerar al conjunto de rasgos dominantes de una rama de la producción en una época determinada los tiene.
La sutil y bella diferencia que usted puede percibir en esta casa con respecto a sus semejantes parece basarse en que la novedad no ha sido buscada per se –los atroces resultados de esa búsqueda pueden verse, por ejemplo, en los desfiles de alta costura- sino que es el resultado de una concepción integral del trabajo arquitectónico.


La casa se ubica en el barrio cerrado Pinamar chico, en un lote en esquina de  1100 mts. que linda con construcciones que en su mayoría ocupan dos parcelas. Integrando la variada topografía del terreno al diseño (plano sobre una calle, con una fuerte pendiente hacia atrás y hacia la otra calle) la arquitecta dispuso la vivienda propiamente dicha con su frente más importante en la zona plana; en la depresión estableció las cocheras, un sector aparte con acceso independiente con el que logró que los autos no mancillen la preponderancia del paisaje.
Obedeciendo a las necesidades de espacio de la numerosa familia –el matrimonio fundante con hijos casados, hijos solteros y los amigos de todos- y aprovechando el bajo factor de ocupación del suelo, la casa agota el metraje de construcción permitido. Sin embargo, lejos del efecto “mole”, la fachada cuadrangular viste su volumetría compacta en un verde seco que acierta a conjugar con el blanco y el vidrio. El blanco, destinado sobretodo a la carpintería y a los bordes que definen galerías, pérgolas y otros espacios semicubiertos o abiertos, imprime un aura inocente y distraída al conjunto, a la vez que señala los espacios de expansión y transición entre interiores y exteriores.
La casa tiene dos plantas y los diferentes materiales que las expresan corresponden a una diferencia funcional: uso diurno y nocturno.
La planta baja es abierta, relacionada francamente con el exterior y, al mismo tiempo, dotada de la mejor orientación y privacidad. Se trata de un único espacio en el que estar, comedor, cocina y quincho se definen por su equipamiento y su permeabilidad visual. Sólo la cocina y el toilette se cierran a voluntad.

La escalera, amén de conectar las plantas, es casi una escultura materializada en acero inoxidable y madera maciza. Una clave para leer los fundamentos de toda la edificación en su amalgama de función, creatividad formal y nobleza de materiales.
La galería, de la misma longitud del estar comedor, en planta baja es otro ambiente en sí mismo capaz de unirse a la zona social mediante carpinterías corredizas; en planta alta, formada por una sucesión de dormitorios y baños, actúa como solárium, apertura al exterior expansiva de cada uno de ellos.
La decoración, a cargo de Jorgelina Allona, se integra como factor decisivo en la estructura funcional: mientras que en la planta baja exhibe un amoblamiento clásico-moderno propio de buen gusto de difícil controversia; en la alta se acentúa la personalidad de cada ocupante utilizando distintos colores y texturas, equipamiento diseñado y realizado a medida en placas de madera de guayubira, papeles importados que parecen pinturas y, en los baños, placas de aluminio pintadas, combinadas con listeles de acero inoxidable.
Así descriptas, las más que seguramente meditadas elecciones de cada elemento “decorativo” parece una simple cuestión de conocimiento de la oferta. Pero basta observar  el conjunto (o cualquiera de los baños) para salir del error.
En cuanto al diseño del jardín, realizado por la paisajista Cristina Galanes, persevera en la misma idea: una plaza seca hacia el frente, acorde con la elegante modestia, se combina con la gran variedad de especies en los cercos perimetrales, con detalles puntuales en las galerías y con el estanque que acompaña el acceso principal en conexión con las cocheras en segundo plano.
Consideración del entorno, de las necesidades de los habitantes, decoración que honra la estructura, paisajismo acorde; constituyen las bases, pero no explican la magia de una innovación integral.•

Texto: Soeldad Franco
Fotos: Diego medina

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda unifamiliar
Ubicación: Pinamar Chico.
Superficie construida:
Plazo de ejecución: 10 meses
Año de construcción: 2013

[ PROYECTO ]
Proyecto y Dirección: Arq.Maria Silvina Zubiarrain
Colaborador: Arq. María Fernanda Rodríguez
Decoración de Interiores: Jorgelina Allona
Paisajista: Cristina Galanes

 

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina