eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
portada

Diseñada por el arquitecto Gastón Alayes, esta vivienda personaliza su lenguaje moderno y funcional a través de un delicado equilibrio entre mobiliario, revestimientos y colores.

Cualquier lector de esta revista podría identificar sin problemas la fachada blanca exonerada de adornos y el volumen puro de trazado abierto y rectangular que configuran la vivienda como elementos tomados del repertorio formal del racionalismo arquitectónico. Recurrir a ese repertorio es una declaración de principios: se busca lo sólido, lo práctico, lo durable, se reniega de lo superfluo apostando a que la síntesis radical y el amor al detalle revelen la belleza inherente, honesta e integral de un proyecto que suma a la eficacia contrastada de su estirpe, la consideración del entorno en el que se implantará, y las necesidades y gustos de las personas que lo habitarán. Nadie crea de la nada. Un arquitecto que se pliega a una estética es comparable a un escritor que habla un idioma y produce con palabras heredadas un texto diferente al de cualquier otro hablante nativo.


La casa ocupa un lote en el barrio cerrado Lomas de City Bell, un emprendimiento cuyo diseño urbanístico estipula que los fondos de cada unidad habitacional converjan en un espacio verde común de 20 metros que distancia su parque interior del vecino. Así, a un frente en el que los grandes planos acristalados ostentan texturas que, aunque permiten el paso de la luz, estorban la mirada del paseante, corresponde un contrafrente dominado casi por completo por un vidrio transparente que expande los ambientes hacia el verde, favoreciendo las vistas y planteando una privacidad descontracturada más que deseable. Tal expansión se materializa por medio de un amplio espacio semicubierto intermedio (55 m²), que da cuenta de que el diálogo fluido con el entorno no es una premisa de moda defendida sólo por conveniencia. En cuanto a la distribución, la planta única horizontal aloja en un orden inteligente y claro la disposición vertical de los ambientes con arreglo a sus funciones. Son tres módulos flexibles y comunicados. El área social conformada por el estar-comedor integrado y la mencionada galería semicubierta apta para reuniones y encuentros, constituye el módulo central; a su izquierda se ubica el eje de servicio compuesto por cocina, lavadero, tender y parrilla que sirve de apoyo; a su derecha se halla el ala destinada a los dormitorios (uno principal con vestidor y dos comunes) y a los baños. Un hall distribuidor que nace en la entrada principal vincula horizontalmente los tres módulos. 

Por otra parte la cocina apenas se halla divida del comedor por la barra desayunadora. Por fuera la casa es una caja de aristas blancas y lados de cristal interrumpidos por la madera de la puerta y la carpintería de aluminio; por dentro la misma blancura –dominante en los pisos de porcelanato, en las paredes y cielorrasos- refuerza una espacialidad generosa. En ella, elecciones que son menos decorativas que resultados de una concepción holística de la obra, llevan a que el arquitecto escoja con consistencia y amoroso cuidado un mobiliario de líneas simples capaz de imprimir, sin atiborrar los ambientes, una calidez que nace de la armónica conjunción de su estilo, su materialidad y el de la estructura que lo contiene. Así, aunque la coherencia del rasgo parezca excesiva, los distintos tonos de madera que cortan la blancura del espacio parecen recalcar con su variación la consigna funcional que subyace a la vivienda: clara como la de las puertas y sus marcos es la madera de los “muebles” de guardado, exhibición o uso que, inamovibles, se adhieren u horadan las paredes de las estancias a las que están destinados a brindar confort formando parte de ellas. En esta clase compiten en austeridad y elegancia, por ejemplo, el multifunción del estar, el del cuarto, el respaldo muñido de mesas de luz de la cama y las mesadas de los baños. Una madera más oscura se reserva para la mesa baja del estar y las sillas que la acompañan o para el juego de comedor. Por lo demás, el off-white señorea el tapizado de sillones y sillas, los cubrecamas, las modernas bachas y sanitarios, y la totalidad del amoblamiento de la cocina revestido de práctica melamina. La suave iluminación completa la atmósfera acogedora. Una atmósfera que vuelve único la práctica uniformidad de lo moderno.

Fotos: Leandro Arévalo 
Texto: Soledad Franco 

[ PROYECTO Y DIRECCIÓN ]
Arq. Gastón Alayes 
Seg. y supervisión de obra: Arq. Martín Ruiz López 
Seg. técnico y documentación: Arq. Melina Silva 
Colaboradora: Arq Virginia Osovi 
47 N°767 7°B. La Plata | www.arquitecturaega.com.ar 

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda unifamiliar 
Ubicación: City Bell 
Superficie del terreno: 1000 m² 
Superficie cubierta: 162m² / semi cubierta: 55 m² 
Año: 2013

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina