eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
galera_kaprys-portada

Ideada por el equipo de arquitectos del Estudio Galera esta casa de impronta moderna y racionalista se sustenta en conceptos simples y se distingue por la nobleza de sus materiales.

Las casas existen para ser habitadas y es más que obvio que cada cual habitará la suya a su manera. Por lo tanto, más allá de las recomendaciones o tendencias dominantes de una época, es de esperar que cada uno intente adaptar lo general a su medida, volverlo único y propio. Tal apropiación de lo actual puede aplicarse a la vestimenta, la literatura, la arquitectura y a cualquier otra rama del arte en que se nos ocurra pensar, y vale tanto para quienes se encuentran ocasionalmente del lado del hablante –modisto, escritor o arquitecto, porque la costura, la literatura y el diseño arquitectónico no son más que lenguajes- que para aquellos que se hallan en posición de oyentes. Esta es la regla con la que parece haber sido construida esta casa y es un gran mérito porque muchas veces el que habla-en este caso, el arquitecto- olvida escuchar, olvida que los roles son intercambiables y, si la voluntad de comprensión acompaña, la relación dialéctica.

O sea que cuando elijo una vivienda lo hago de acuerdo a mis necesidades, mis deseos, mis posibilidades y mi gusto, pero (otra obviedad) la elijo con arreglo a las tendencias del momento. La lengua que el arquitecto habla. No estamos revelando un secreto al decir que el lenguaje que hoy prevalece es el que se conoce como racionalista (formas ortogonales, hormigón, vidrio y abandono de maquillajes), y que esta casa, bautizada como Kaprys, encuadra en él. Lo interesante es cómo, basada en conceptos simples, gracias al detalle, a la cuidada elección de los materiales y a la disposición a captar los requerimientos del cliente, se ha logrado una vivienda única, a medida y a la moda. Como un vestido de alta costura. Desde el médano en el que se alza, Kaprys domina un terreno boscoso de 1050 m². Fue proyectada como casa de descanso para una familia que deseaba hacer una tregua con la ciudad, en verano, en invierno y cada vez que el trabajo lo permita. Los arquitectos aprovecharon el médano para diseñarla como un mirador que parece flotar sobre el bosque, ya que se apoya en dos tabiques y unas pocas columnas. Además del vidrio, material protagónico de la fachada que proveerá luz natural y magníficas vistas, la casa es de hormigón, con muros de ladrillo hueco, carpinterías de aluminio y madera, y decks de madera dura. El efecto de ingravidez se debe a que Kaprys, que se desarrolla en un único nivel y tiene forma de “L”, se separa del terreno dejando una planta baja libre desde donde se accede al interior. Al frente, volando sobre el terreno, se encuentran el estar, el comedor y la cocina (integrados) y una terraza-quincho cubierta. De esta forma, las áreas sociales logran una visión al bosque de 360 grados. Perpendicular a la calle, hacia el interior del lote, la caja privada –con salida al exterior a nivel de terreno- alberga los dormitorios. A nivel de vereda y bajo el estar se ordenan el estacionamiento y el hall de acceso. Desde el hall se sube apaciblemente al nivel donde se desarrolla la casa. El nexo entre el ala de dormitorios y las áreas sociales es la escalera, iluminada naturalmente desde una ventana apaisada en la cubierta. Al subir, nos encontramos con un tabique perforado de hormigón, detalle modernísimo que oficia como velo e incita a la curiosidad al mismo tiempo; trabaja como filtro y permite adivinar el bosque. Este detalle paradojal es un ejemplo del concepto simple a través del cual se personaliza una tendencia. Estamos frente a un tipo de arquitectura en el que la distinción se desentiende de lo rebuscado. Lo mismo puede decirse de la decoración, es alegre y cálida, algo rústica pero sin perder su traza moderna dada sobre todo por los artefactos de iluminación. La madera abunda, el blanco se extiende por paredes y cielorrasos aportando su luminosidad a la grandiosa luz natural que entra por los ventanales. Las habitaciones fueron pensadas para entregarse al sueño reparador. En el comedor, la sencillez de las sillas equilibrada con el humilde recurso de estar revestidas de un rojo avasallante funciona, en sí misma, como una declaración de principios. Nobleza obliga: la casa es justo lo que tiene que ser y su belleza es fruto de un diálogo constructivo.

Fotos: Diego Medina | dc fotografia
Texto: María Soledad Franco

[ PROYECTO ]
Arq. Ariel Galera
Equipo de trabajo: Arq.Horacio Riga, Diego Ballario, Verónica Coleman
Divisadero e/ Castaño y Casuarina. Cariló.
Tel: (02254) 570995
www.estudiogalera.com

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda unifamiliar
Ubicación: Cariló
Superficie del terreno: 1050 m²
Superficie de la vivienda: 190 m²
Obra: Agosto 2011- Mayo 2012

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina