eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

Hudson. Con el estilo reconocible del estudio cosasmínimas, esta casa incorpora las vistas a la laguna como parte de su estructura logrando que cada uno de sus espacios transmita tranquilidad y relajación.

La vida nace del agua, eso se sabe, y en ello acuerdan la religión y la ciencia. Además de símbolo de creación, simboliza la limpieza y la pureza de espíritu. El agua es también fluidez, su transcurrir es movimiento.
Todos estos sentidos están inscriptos en el diseño de la casa que usted ve, cuya simpleza de líneas no deja notar a simple vista el carácter holístico y racional del planteo que ha guiado las manos de los arquitectos.
La dupla formada por Diego Ameal y Mariana Gizzi  ha trazado cada rincón de la vivienda teniendo en mente la laguna que limita el terreno en la parte trasera. Vivir el agua desde el interior, proyectar sus propiedades: la idea cuajó en que pudiese contemplarse la laguna desde todos los ambientes principales y desde la planta alta de la casa.
La excelente orientación del lote con sol durante todo el día coopera con el hecho de que la estructura de cuño racional-contemporáneo que se alza en él sea percibida como fuente de vida.


Guardando con arreglo al barrio un importante retiro de calle, que en este caso se ve tapizado por adoquines y hermoseado por palmeras, se divisa la cúbica fachada principal cuya volumetría es realzada por la alternancia de dos neutros en el revestimiento del hormigón y la elegancia de la piedra que en la pared principal, combina ambos tonos: arena y gris. 
Importantes paños de vidrio que se volverán más importantes aún en la contrafachada hacen el resto.
La estructura cuenta con dos plantas y un entrepiso. La planta baja albergará las áreas de uso más social y el estudio; la alta la suite del matrimonio y las habitaciones de las hijas; el entrepiso, el playroom.
Entre los requerimientos de la familia propietaria encarnaba una especial importancia el hecho de que todos los ambientes estuviesen integrados; y así se hizo. Es importante destacar que el alcance del concepto de integración no se restringió a los ambientes. Además de la ya mentada laguna, el verde fue integrado a las estancias no sólo gracias a los grandes ventanales, sino también a un pulmón que se disfruta desde el acceso y desde el estar. La luz natural, con estos mismos recursos, fue captada para esparcir su benéfica influencia a cada ángulo de la casa.
En la planta baja, a un lado de la entrada principal se encuentra el garaje para dos autos y al otro, a la misma altura, se disimula el estudio. A él corresponde la pared de piedra.
Desde el hall distribuidor nace la escalera que, de acuerdo a su función –trascendental en la integración vertical- cobra un protagonismo que el mármol de carrara realza.
Trasponiendo el hall, la cocina comedor y el estar forman un espacio sin puertas, apenas sectorizado por la doble altura del segundo y por esa horadada pared de la misma piedra que se ve en el exterior, cuya superficie es la imprescindible para que de un lado se apoye un coqueto sillón de estilo y del otro el plasma.
El área se extiende en un semicubierto que aloja la parrilla, con barra, mesa y sillas y, en fin, todo lo necesario para poder hablar de un segundo comedor en franco contacto con el afuera; un comedor que oficiará de nexo transicional con la piscina que replica el elemento agua proporcionado por la laguna.
En la planta alta la suite principal con balcón ofrece vistas hacia allí. En el lado opuesto se encuentran las habitaciones de las niñas. Las une el puente que balconea sobre la doble altura del estar.
En cuanto a la decoración, en la dilatada caja de paredes blancas y lustroso piso de porcelanato de la planta baja –en la alta son pisos flotantes-,  la elección de materiales nobles tales como piedra, madera, cuero, gamuza y colores neutros absolutamente integrados, dan la impronta de calidez, armonía y fineza que distinguen al proyecto.
En el  mobiliario predomina lo contemporáneo interrumpido de forma certera y por eso notable, con piezas de estilo refozadas por el color. Un toque personal y único es conferido por la gigantografía del Indio Solari en el primer piso que traba amistad con Keith Richards y Mick Jagger, en el estar.
Así, con el agua y el buen gusto como guías, cosasmínimas crea esta hermosa vivienda que  es pura vida.

Texto: Soledad Franco 
Fotos: Leandro Arévalo

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda Unifamiliar
Ubicación: Hudson. Pcia. de Buenos Aires
Año: 2015
Superficie del terreno: 750 m²
Superficie construida: PB + PA: 350 m²

[ PROYECTO ]
cosasminimas. Arquitectura - diseño interior
Arqs. Diego Ameal - Mariana Gizzi
Tel: (02229) 45 5662
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
www.cosasminimas.com.ar

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina