eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
Texturas-y-contrastes-Arqs-Cangiano-Capparelli

Pinamar. Diseñada íntegramente por los arquitectos del Estudio Cangiano-Caparelli, esta casa logra la armonía a través de un brillante juego de texturas y contrastes.

La suave ondulación del lote de la ciudad costera en el que se implanta la vivienda es sólo uno de los rasgos que acrecientan su valor. Uno de ellos es su extensión (1896.48 m2., producto de la unificación de dos parcelas) y el otro es el tupido bosque de pinos que es, por supuesto, anterior a la edificación.
En atención a los postulados de la arquitectura actual, una de las principales premisas del proyecto fue no talar ni un árbol y esta restricción fue convertida por los arquitectos en una de las tantas virtudes de La Xeneise, la casa cuya fachada clara de volúmenes simples y líneas rectas se recorta contra la gran masa verde del bosque de pinos, potenciando la existencia (y convivencia) de ambos.


La fachada, por otra parte, exhibe además un interesante juego de texturas y materiales que enriquecen el diálogo con el entorno y que va a repetirse en el interior: hormigón, piedra, acero inoxidable, aluminio anodizado y revestimientos acrílicos, suman a la elegancia del discurso formal que componen la ventaja del bajo mantenimiento, tan apropiada a los climas playeros.
La segunda premisa que el estudio tuvo en cuenta, fue un deseo expresado por los clientes. A saber, que La Xeneise se desarrollara casi totalmente en una planta. De manera que, sólo por motivos concernientes a la privacidad y a los efectos de no restarle  metros al parque, la planta alta de la vivienda está constituida en realidad por la imponente suite matrimonial.
Por lo demás, las distintas estancias de la planta baja se distribuyen con arreglo a la función que les cabe cumplir. Así se creó un área social, una de dormitorios y una de servicio.
Al área social se le concedió la mejor orientación y vista. Tanto el estar como el comedor se vinculan con el afuera a través de grandes planos vidriados que los conectan a su vez con los deck de madera entre los que se yerguen los pinos del bosque. Mediante este recurso los arquitectos consiguieron instaurar atractivas superficies de expansión visual y física.
El estar posee una altura de 4.50 mts. que lo distingue del resto de los ambientes. Esta altura hizo posible el maravilloso ventanal de 3.50 x 3.50 mts. por el que la luz y el verde penetran a raudales. También es gracias a la altura, que el estar goza de un sistema de audio y video con pantalla gigante.
El comedor se singulariza estructuralmente por su ángulo vidriado, que rompe con la idea clásica de caja con aristas, y potencia las visuales al parque.

Así como el estar muestra una mínima separación con el comedor –llevada a cabo a través de un falso muro revestido con losas de hormigón-, la división entre el comedor y la cocina es ligera y se efectúa través de la barra-desayunador dotada de altas y modernas banquetas, previéndose para ella el mismo destino que para todo el sector: la charla y el disfrute con la familia y los amigos.
Al área de dormitorios se llega a través de un pasillo de amplias dimensiones con caladuras de vidrio en el techo que posibilitan la iluminación cenital.
Todas las habitaciones miran al este, recibiendo durante la mañana la placentera caricia del sol.
Por último, encontramos el área de servicios integrada por el garaje-quincho y la habitación de servicio-huéspedes con su baño independiente. Considerando una vez más los deseos de los propietarios, este sector se halla separado de la construcción principal y, al mismo tiempo, vinculado a ella por un playón de estacionamiento.

La decoración vuelve a honrar el juego de contrastes cromáticos y texturas que da identidad a “La Xeneise”.
Al ángulo vidriado del comedor corresponde una mesa en vidrio con sillas de patas de aluminio que contrastan con la madera de los respaldos, y la de los bodegueros que cuelgan de la pared. Es el mismo estilo moderno de las banquetas que permitirán a los habitantes acodarse en la mentada barra-desayunador que oficia de frontera con la cocina. Este moderno espacio vuelve al ruedo con su novedoso y práctico amoblamiento definido en blanco y acero inoxidable.
En el estar, como la luminosidad conferida por sus grandes ventanales lo permite, se contrasta el blanco de paredes y cielorraso con el negro de los maxi-sillones, colores que se repiten en la alfombra de motivos geométricos.
El hogar que señorea este espacio puede servir como emblema del concepto detrás de la obra: el calor de las llamas vestido con la fría piel del acero inoxidable. Es entonces cuando, mirando en perspectiva, la casa resalta por sutiles detalles armónicos que finalmente logran fundirse en un brillante juego de texturas y contrastes.•

Fotos:  Diego Medina | DC fotografia
Texto: María Soledad Franco

[ INFORMACIÓN ]
Tipo: Vivienda Unifamiliar. “La Xeneise “
Ubicación: Pinamar
Superfice del terreno: 1896,48 m²
Superficie Construida Cubierta: 289,16 m²

[ PROYECTO ]
Estudio Cangiano - Capparelli
Jason 1371 - Pinamar
(02254)  405060
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina