eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

MONTREAL, CANADÁ. Llevada a cabo por Thellend Fortin Architectes, la ampliación de esta casa construida en 1960 es particularmente sensible al terreno y a las prácticas de la vida actual, tanto en su diseño como en la elección de materiales.

Montreal es la mayor ciudad de la provincia de Quebec, en Canadá. Se sitúa en la isla homónima entre el río San Lorenzo y la Rivière des Prairies. La población habla francés más que en inglés y es uno de los centros comerciales y culturales más importantes de América del Norte. Allí, en el distrito residencial de Outremont, que abarca el casco de la antigua ciudad de Montreal, se sitúa esta bella mansión conocida como Príncipe Felipe.
Si bien la construcción data de 1960, la ampliación efectuada por el estudio la dota de un agradable aire contemporáneo. Ésta consistió, básicamente, en añadir al nivel único en el que había sido concebida en su origen, un segundo nivel de altura no homogénea que permitiese apresar la vista de las viejas arboledas, el cielo y el horizonte. La volumetría dinámica de líneas puras con que fue trazada la ampliación envuelve el edificio original conteniendo múltiples áreas de uso social tanto cubiertas como semicubiertas.
Así concebida, la remodelación afecta en la planta baja a la piscina elevada sobre el terreno y enmarcada en su majestuoso solárium, a la terraza de escalonada de cedro, y al gimnasio con vestuario y baño. En la alta, se destaca otra terraza de cedro que se conecta, por un lado con el estar y el comedor principal; por otro, con el área indivisa formada por la cocina y el comedor diario, a los que, gracias a los paños vidriados de piso a techo expande hacia la piscina. A la derecha del comedor se disponen los estudios diseñados para los felices propietarios que se corresponden con la estructura de hormigón y vidrio que planea sobre la piscina.


Por la importante cantidad de este último material empleado para cerrar la nueva cara, todos los ambientes se benefician de la luz natural la mayor parte del día. Además, sus ya generosas dimensiones se ven potenciadas por una cuidada elección de los materiales.
En el exterior, la estructura en voladizo fue revestida con paneles de hormigón de color antracita en los que el agua de la piscina –realzada por el solárium de hormigón pintado de blanco- se refleja. El hecho de que ambas terrazas sean de cedro y de que el patio se halle situado al amparo de bellos arces maduros, coopera para que todo el conjunto genere una impresión de frescura y naturaleza, como si en lugar de en Canadá la casa se hallara en la balnearia Mar de las Pampas.
En el interior, el blanco nos retrotrae a la mentada sensación de enormidad. Todos los ambientes se hallan unificados por la ubicuidad del neutro en paredes, cielorrasos y mobiliario y por los pisos fotolaminados que se presentan como una alternativa tecnológica a la madera auténtica, manteniendo su impronta cálida.

En cuanto a la decoración, puede decirse de ella que resume vanguardia. La ausencia de color –en mobiliario y estructura- es notable sólo en la medida en que propicia un descanso para la vista. Blanco, negro y grises en medio de la luz y el verde del follaje que entra por las ventanas se aprecian como una brillante conjugación. La variación en las texturas y los contrastes impiden la concreción de una posible monotonía. Así, en la cocina, una refulgente melamina blanca recubre el desayunador, los muebles de guardado y las banquetas por igual, mientras que en el comedor la mesa es de vidrio negro y las sillas de idéntico color; detrás, como representando la unión de ambos sectores, un cuadro abstracto en el que predominan los grises. En el estar, los sillones son grises, al igual que los muebles del resto de las estancias, de factura contemporánea. El cielorraso a dos aguas y la ventana con vidrio repartido, de aspecto más antiguo, dan pie para el contraste, que es esta vez temporal, aunque es la modernísima chimenea empotrada en la pared la vedette del área.
Porque aprecia cada desnivel del terreno en su trazado, los tiempos, pero también la estética de la vida actual en la elección de los materiales y todo un proyecto de vida en el planteamiento de la estructura, es que podemos decir que esta remodelación es, en verdad, sensible.

Texto: Soledad Franco
Fotos: Charles Lanteigne

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto:  Ampliación
Vivienda unifamiliar
Ubicación: Montreal, QC, Canadá
Año de proyecto: 2014

[ PROYECTO ]
Arq. Louis Thellend
Arq. Lisa-Marie Fortin
Quebec. Canadá.
www.thellendfortin.com

 

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina