eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
Una-piel-interior-Arquitecto-Luis-Luchesi

En esta señorial vivienda de 300 m² intervenida por el arquitecto Luis Luchesi y la interiorista gisela soberón, del Estudio KA de Arquitectura, los distintos materiales fueron ratados como pieles buscando producir un efecto real en sus habitantes.

El retiro de la vivienda respecto de la línea municipal no hace sino acentuar su aspecto señorial, reforzado por el adoquinado que ennoblece con su antigüedad el cuidado jardín delantero que se extiende hacia atrás, dando lugar a un espacioso parque con piscina. Un aire francés la circunda sin que se pueda atribuir con precisión a un único detalle (ni mansardas ni piedra de París), sino que parece emanar del conjunto, sobrio y elegante.
Como la relación entre la casa y el entorno (un barrio de categoría) era ya equilibrada, se respetó en el exterior la caja original y se optó por un revestimiento texturado color gris cálido para la fachada, con el objeto de dar neutralidad al conjunto. Sólo se jerarquizó el acceso con un pórtico de travertino mate cortado a la veta que sostiene un techo de vidrio; así se consiguió que la escala de ingreso sirviera como preámbulo de la puesta en escena interna.


En realidad, salvo en la suite principal y en la zona del home, donde los espacios se reajustaron a través de mobiliarios logrando más flexibilidad de planta, la estructura de la vivienda se respetó a ultranza y la intervención alcanzó su objetivo último -como ya se dijo, que la arquitectura produjese un efecto real en la gente- a través del original planteo de tratar los materiales como si fuesen la piel misma de los interiores que revisten: una membrana que se adhiere y se adapta a todo lo que abriga generando superficies y espacios de contundencia y gran confort visual.
La casa consta, principalmente, de un recibidor, un estar a doble altura que se abre al comedor principal, una sala de entretenimientos, una cocina comedor, toilettes, y otras dependencias menores en la planta baja. En la planta alta, de acuerdo con la distribución habitual, se sitúan las zonas más privadas, es decir: la suite y las habitaciones de los integrantes más jóvenes de la familia.

Ni bien el visitante ingresa al recibidor, se sorprende con una espacialidad reforzada por los distintos tipos de blanco cuyas posibilidades se abren como un abanico en función de las texturas: la del porcelanato del piso, la de las paredes que alternan su lisura con la rugosidad de la piedra y, como protagonista, la de la piel de vidrio lechoso que envuelve la caja de escalera y que abstrae al guardarropa interior.
Un desnivel conduce al estar de doble altura. Allí, la alternancia de las texturas de las blancas paredes y los amplios ventanales de vidrio establecen una continuidad con la luminosidad inicial que contrasta con un oscurecimiento que parece señalar que se ha ingresado a una zona de mayor privacidad. El piso es de madera clara. La alfombra negra crea el fuerte contraste que acentúa la zona en la que se ubican modernos y claros sillones de líneas netas. Se destaca el marco del hogar ejecutado en mármol carrara, pensado como una pieza fundida que acciona como punto de encuentro y que se integra al exterior a través de la fuga de su perspectiva. Detrás se abre el comedor principal, con sillas tapizadas en neutro y mesa revestida en madera.
Una puerta lateral respecto del hogar comunica con el home. En este caso la piel (símil madera oscura) que la reviste se extiende a las paredes generando un espacio en perfecta fusión con su cometido.
Para terminar con la planta baja, habría que decir que la cocina también respeta con la mesada y pisos de igual color el concepto de membrana al cual se le incorpora el mobiliario oscuro y el muro de anillos blancos.
En la planta alta, sorprende la elegancia de la suite conseguida sin ornamento alguno, tan sólo la pared de relieves rectangulares de la que la cama (con sus extensiones laterales que ofician de juego de noche) parece ser una proyección.
Las habitaciones de los jóvenes incorporan en dosis menores (un respaldo, un cuadro, un color) motivos del pop, posiblemente como tributo al sistema compositivo de contrastes de luces y sombras que anima el proyecto.
La casa es de una calidez silenciosa y sofisticada, la sensación al recorrerla, sin embargo, es de total compañía; es entrar en un hábitat con el que inmediatamente uno podría decir que "hay piel".

Fotos: Leandro Arévalo
Texto: Soledad Franco

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda Unifamiliar.
Ubicación: Abril, Club de Campo. Hudson.
Año de intervención: 2010
Superficie construida: 300 m²

[PROYECTO de INTERIORISMO]
Estudio KA

Arquitecto Luis Luchesi | Interiorista Gisela Soberon
www.estudio-ka.com.ar | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
M. Castex 1277. Canning Design Of. 13.
( 011) 5075 0109 | 4487 6369

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina