eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

Turingia. Alemania. Un diseño neto y claro efectivizado a partir de los materiales paradigmáticos de la arquitectura moderna fue la elección de Paul de Ruiter Arquitectos para construir esta mansión sostenible que concede protagonismo al entorno.

La región de Turingia está ubicada en el centro geográfico de Alemania. Turingia es célebre por sus bosques de altos árboles salpicados entre sierras y montañas. Allí, en un paisaje de ensueño, el estudio de arquitectura holandés comandado por Paul de Ruiter construyó esta casa que ostenta la particularidad de ser el primer proyecto que concreta en ese país.
El estudio se caracteriza por priorizar el ideal de la sustentabilidad ambiental sobre cualquiera de los otros ideales condicionantes en un diseño de vivienda con excepción de la felicidad y comodidad de los habitantes. Esto es así porque para Paul de Ruiter y sus colegas, tales factores son interdependientes.


Por otra parte, sustentabilidad y habitabilidad -como sinónimo de habitante cómodo y feliz- hacen sistema con la estética moderna de cuño racionalista al estilo de Mies van der Rohe que puede apreciarse en todas sus creaciones.
Al igual que ocurre con las obras de su predecesor y compatriota, en las del estudio en cuestión, la vegetación, los accidentes del terreno y el clima juegan un papel tan importante que cada vivienda resulta única e irrepetible.
Esto es bien evidente en la Villa K que vista desde lejos da la impresión de pender en el borde de la suave colina en la que se encarama.
Para ofrecer una vista del valle que podríamos calificar sin ambages como inmaculada, la fachada principal está compuesta por paños de vidrio que van del piso hasta el techo y cuyas finas junturas de metal casi logran la invisibilidad. Son las áreas sociales las que se benefician de la absoluta conexión con el afuera establecida por este medio; también la habitación multiuso y la suite que se ubican, respectivamente, a la izquierda y a la derecha de las mismas.
La suite se halla dividida del resto de los ambientes por la piscina. La piscina corta perpendicularmente el paralelogramo que es la parte principal de la vivienda y uno de sus extremos se adentra en ella deviniendo luego en un patio interno que provee –como si fuera necesario- de más luz y aire a los interiores. El otro extremo realmente parece flotar en el aire.
La blanca terraza que rodea el área está guarecida por un alero apto para protegerla del sol cenital sin privarla de su beneficio en horas más bondadosas. Una plataforma que se baja y se sube ubicada en la intersección de la terraza y la piscina, establece la continuidad horizontal si así se lo desea.
La fachada descripta se orienta hacia el sur. Compuesta de idénticos materiales pero en diferente proporción, más cerrada, la fachada norte alberga la entrada, un amplio garaje (con espacio para seis autos), la despensa, las áreas técnicas y dependencias subsidiarias.
En cuanto a la mencionada sustentabilidad, como todo lo que atañe a esta casa, se verá que radica en decisiones tan simples como ingeniosas.
La parte norte, situada en el declive de la colina, recibe aire frío; la sur, todo el calor del sol. La villa cuenta con un dispositivo capaz de almacenar ese aire frío y utilizarlo para combatir el tórrido verano y ahorrar aire caliente para paliar los fríos invernales.
El techo de toda la estructura se halla cubierto de musgo y sedum. Esto no sólo colabora con la refrigeración, sino que visto desde arriba amalgama la construcción con el verde del paisaje.
La villa también fue provista con células que captan la energía solar.
Por último, como compendio del alma del diseño, alrededor de la terraza se ha organizado un espacio en el que fructificarán plantas comestibles –no flores ornamentales- que brindarán al propietario la posibilidad de abastecerse a sí mismo.
Hormigón, vidrio y acero se revelan en las manos de Paul de Ruiter como una trilogía imbatible.

Texto: Soledad Franco
Fotos: cedidas por Paul de Ruiter ARCHITECTS

[ INFORMACIÓN ]
Tipo de proyecto: Vivienda unifamiliar
Ubicación: Turingia, Alemania
Año: 2010-2014
Superficie del terreno: 248 m²

[ PROYECTO ]
Paul de Ruiter Architects
Colaborador: Willem Jan Landman
Valschermkade 36D
Amsterdam. Holanda
www.paulderuiter.nl

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina