eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

A veces la decoración es más un modo de construir que el proceso accesorio de adornar un ambiente. Aquí un buen ejemplo de cómo la utilización del color y otros elementos de bajo costo fueron utilizados para crear nuevos espacios.

Los ambientes que usted está viendo integran una casa ubicada dentro del casco urbano de La Plata que ostenta el orgullo de ser parte del patrimonio histórico de la ciudad.
Dicho patrimonio está formado, casi en su totalidad, por edificios art decó, art nouveau y eclécticos; la casa pertenece a este último estilo y si bien, a la hora de evaluar los materiales con los que se cuenta para hacer hermosa una vivienda la antigüedad de los mismos suele ir pareja con su nobleza (aprecie la belleza de las puertas de madera altas y sólidas, los pisos), esa misa antigüedad determinó límites a la intervención de la arquitecta y diseñadora de interiores Teresa Falcone, encargada del proyecto. No se pueden demoler las paredes de una casa que es patrimonio para hacer un loft enorme, moderno e impersonal. Tampoco tendría sentido.
Respondiendo a una tipología en planta a la que suele llamarse “chorizo”, la casa fue adquirida para albergar a toda una familia y, cuando con el transcurrir del tiempo los hijos crecieron y abandonaron el nido, dejó de responder a las necesidades de su única habitante: una mujer profesional que disfruta de las lecturas y los viajes.
El objetivo de la intervención fue readecuar distintos espacios en desuso de la vivienda para incorporarlos a las necesidades actuales de la propietaria.


La arquitecta tomó como puntapié para la intervención una lista de esas necesidades y asignó nuevos usos a los espacios; aunque más valdría decir que creó nuevos ambientes, porque de hecho, antes de ser imaginados con sus respectivas funciones y colores, no existían. Se crearon entonces: una sala destinada al esparcimiento (sobre todo TV y lectura), el dormitorio de huéspedes, el estudio y el vestidor. Además, se intervino sobre el patio, el estar principal, el dormitorio principal y la sala de planchado.
Los ambientes con que se contaba eran de dimensiones estrechas, y los cielorrasos, como se estila en estas construcciones, altísimos. Así, mientras que esta altura posibilitó el uso de osados tonos sin perjuicio de la elegancia; las paredes debieron mantenerse dentro de la paleta de los claros, para contrarrestar, además de la estrechez ya mentada, un mobiliario preexistente de grandes dimensiones y colores oscuros.
Hay que destacar lo inusual de los colores (azul Francia, verde, rojo, marrón) que fueron aplicados en los cielorrasos de cada ambiente. Esto se basó en la idea de relacionar cada uso, o cada espacio, con un color determinado con el cual la propietaria se sintiera identificada.
Este mismo color dominante, o disparador de los espacios, se lo puede encontrar en los objetos seleccionados para la decoración, en los cuadros, etc. Así, por ejemplo, en el moderno mueble multifunción que pende en la sala de esparcimiento, en el que floreros en vidrio también modernos distribuyen el azul por los rincones, al tiempo que equilibran ese juego con lo antiguo que, en este rincón, se encarna en la puerta, el piso, y el revestimento en machimbre de la parte inferior de las paredes. También es moderno el mobiliario realizado con el objeto de albergar la nueva tecnología. Otro ejemplo notable es del verde de la habitación de huéspedes que se verifica (además de en el notable cielorraso) en la cama, en las mesas de luz y en las sillas, y que contrasta con la inmutable cómoda de madera, testigo probable de las noches de varias generaciones.
En el estar principal dominan los muebles estilo francés (los toques franceses como la utilización de espejos en el exterior, o incluidos a los mobiliarios están presentes en todas las habitaciones) cuya impronta señorial es remarcada por una araña original que pende de un inesperado cielorraso en ocre.
En cuanto a la habitación principal, la combinación de madera y muebles de estilo con detalles de tapicería en un rojo subido da como resultado el extraño efecto de hallarse frente a un dormitorio Luis XV, pero rural. La imagen de Klimt, por otra parte, nos remite al París de fines de siglo XIX.
Así, con la combinación de colores fuertes en los cielorrasos, detalles en madera, paletas de colores claros y cálidos para dar luz y amplitud a los espacios, toques franceses, dorados y azul Francia, más la restauración de los muebles antiguos y la facturación de otros nuevos, lo que se ha hecho no es sólo decorar una casa, es en realidad crear espacios.~

Proyecto
Arq. Teresa Falcone
www.teresafalcone.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina