eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
aroma-de-ciudad

Originario del hemisferio norte pero muy utilizado en el arbolado urbano en el sur del continente, el tilo es el clásico exponente verde con múltiples atributos.

Los tilos pertenecen a un género de árboles de la familia de las malváceas (anteriormente clasificados en su propia familia, las tiliáceas), nativos de las regiones templadas del hemisferio norte. Comprenden una treintena de especies -incluyendo al Tilia moltkei, especie que caracteriza al arbolado de la ciudad de La Plata- que se distribuyen a lo ancho de Asia, Europa y el este de Norteamérica.
Algunas de sus especies se cultivan en el hemisferio sur como árboles ornamentales y, por sus características distintivas, son muy utilizados en el arbolado urbano.
Los tilos se caracterizan por ser caducos de gran porte y copa generalmente globosa, de hojas grandes y acorazonadas, de hasta 20 centímetros de ancho, de color verde claro cuando brotan y, luego, verde oscuras. Estas hojas, en el otoño, viran al amarillo antes de caer y dejar descubierta la silueta del árbol.
Hacia fines de la primavera comienza la floración, que dura veinte días, y las pequeñas flores en forma de pequeños racimos de color amarillo-verdosas, son muy aromáticascon un perfume que invade por completo las ciudades en las que han sido plantados. Las flores, además, tienen propiedades medicinales: son conocidas por sus cualidades curativas para combatir catarros u otras afecciones respiratorias. Las flores también son usadas como tranquilizantes o somníferos preparándose en forma de una infusión o té llamada “tila”.
El tilo también tiene importancia comercial ya que de su corteza se extraen unas fibras que se utilizan para la fabricación de cuerdas y algunos tipos de tejidos.
Los tilos son árboles de buen volumen, alcanzando entre los 20 y 40 metros de altura, con fustes rectos de hasta un metro de diámetro y un diámetro total en su base de hasta 15 metros, en los ejemplares más viejos. Sus raíces, en tanto, suelen ser un problema cuando alcanzan un gran desarrollo, ya que suelen destruir a su paso veredas y hasta pavimentos.

Desarrollo
De crecimiento lento en su juventud, el tilo es un árbol longevo: llega a vivir hasta 900 años. Las hojas que caen, al descomponerse, proporcionan un humus de alto contenido mineral y de nutrientes, que resulta muy útil para mejorar tierras escasas de minerales. El tilo, en general, es un árbol muy exigente en humedad aunque poco exigente en suelos, ya que puede desarrollarse en cualquier condición, siempre que sean fértiles.
Su crecimiento es mayor en ambientes frescos durante el verano y es bastante resistente a la sequía y al frío, si bien los veranos demasiado calurosos suelen perjudicarlo.
Todas las especies de tilos se multiplican por semillas, las cuales presentan problemas de germinación debido a su dura cubierta. Por este motivo hay que someterlas a tratamientos previos antes de la siembra y aún así el porcentaje de germinación durante el primer año es bastante bajo. También tiende a emitir retoños desde la base y sus nudos son propensos a generar muchos vástagos.
De gran tolerancia a los transplantes y floración en primavera, si se lo poda con frecuencia puede producir una segunda tanda de flores a inicios del verano.
Una curiosidad: para los antiguos germanos el tilo representaba a Freya, la diosa del amor y de la suerte. Por eso es que muchos de sus poblados tenían su tilo comunal en la plaza central y era punto de reunión y de celebración de bodas.~

Textos: Pablo Lugano

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina