eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
frutal

Por su colorido y su aroma, y sobre todo por su cultivo, los frutales suelen ser una excelente elección a la hora de diseñar y planificar nuestros jardines. Es el momento de elegirlos y plantarlos.

Tener frutales en nuestros hogares es más fácil de lo pensado. Tanto en jardines grandes como en espacios pequeños, estos árboles son productivos, decorativos y ofrecen floraciones espectaculares en primavera.
El secreto está en elegir la variedad adecuada, en plantarlos correctamente y en dedicarle unos mínimos cuidados. Precisamente, una de las cualidades de los árboles frutales que los hacen tan atractivos es que no requieren tanto mantenimiento, y con los años se vuelven más y más fructíferos.
Agosto es une excelente época del año para plantar frutales: tanto para las plantas de raíz desnuda (como el duraznero o el ciruelo), como para aquellas de hoja caduca (como el limonero, naranjo y otros cítricos).
Elegir frutales no resulta complicado. El primer paso es pensar en la fruta que se quiera consumir. Luego, se orienta la elección de acuerdo a las dimensiones, si deben dar sombra, si se prefiere de hojas caducas o perennes. 
Plantarlos también es una tarea sencilla. ¿Quién no ha intentado alguna vez, luego de comer un durazno, quitarle el carozo y enterrarlo? Pese a que resulta un trabajo que requiere mucho más tiempo y dedicación, es posible que de allí crezca un duraznero. Sin embargo, trabajar con injertos es mucho más sencillo y más productivo. 
Se pueden comprar los árboles ya formados (crecidos, de 3 años o más), con lo cual se avanzará en el tiempo de producción. Sin embargo, resultan más caros y difíciles de guiar. También podemos comprar plantones, árboles jóvenes, que todavía no han sido podados, y que son más baratos. Además, pueden ser comprados en contenedor o a raíz desnuda. Lo importante de estos últimos es revisar que las raíces no estén secas ni rotas.  
La luz solar directa es uno de los factores fundamentales para conseguir un establecimiento rápido y seguro de los frutales. La forma ideal de plantarlos para evitar la deshidratación es cavar un hoyo profundo y colocar abundante fertilizante, que resulta imprescindible sobre todo en las primeras fases de crecimiento.  
Otro aspecto a tener en cuenta en el óptimo crecimiento de frutales es el riego. El aporte regular de agua es algo esencial para que las flores se abran y para que se desarrollen buenos frutos. De todas maneras, hay que tener cuidado de no sobrepasar la cantidad necesaria. A medida que pasan los años, la cantidad de agua que el árbol demanda para su desarrollo va disminuyendo. 
Los árboles frutales nos ofrecen múltiples ventajas y virtudes en nuestro jardín. Frutales de hueso o carozo (duraznero, almendro, cerezo, ciruelo), frutales de pepita o pomáceas (manzano, membrillero, peral) y cítricos (limonero, mandarino, naranjo, pomelo), cualquiera sea su clasificación, todos son alimentos sanos y naturales. Las posibilidades son muchas. Sólo es necesario proyectar con atención la ubicación de los árboles y brindarle mínimos cuidados. Además, ofrecen belleza a nuestros jardines, con diferentes aromas, colores y follajes.
Pero sobre todo, se destaca la satisfacción única de cosechar nuestros frutos y saborearlos recién cortados del árbol. Si los cultivamos con esmero, podremos conseguir, año tras año, una generosa  producción de frutales en casa.~

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina