eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

Sustentabilidad. Pequeñas turbinas silenciosas alojadas en el interior de  “hojas” que pueden producir energía a partir de pequeñas corrientes de aire.

 

Casi 100 hojas de plástico dan un toque especial al llamado Árbol del Viento que propone aprovechar las corrientes de aire de las ciudades para generar energía. Ete árbol funciona con pequeñas turbinas, con las hojas colgadas de un tronco de acero, haciendo que la estructura aproveche todo tipo de viento, incluso pequeñas corrientes de aire que circulan  en las ciudades entre edificios y calles.
El francés Jérôme Michaud-Larivière es el fundador  de la compañía “New Wind”, responsable de la creación de este sistema silencioso que funciona como generador. La idea del árbol de viento (“l’Arbre à vent”) surgió al ver las hojas de los árboles moverse con apenas un pequeño soplo de viento. Esa observación lo llevó a pensar en la posibilidad de generar energía a partir de ese movimiento; y de aquí surgió el árbol del viento como el primero en integrar la forma y la función en lugar de ser un añadido.
Equipado con un centenar de hojas de plástico verde dependientes de un tronco de acero, cada una de ellas funciona como aerogeneradores silenciosos, pretendiendo aprovechar la mínima corriente de aire en las ciudades para generar energía. En este sentido, cabe destacar que las hojas giran desde el  primer momento en que el viento alcanza 2 metros por segundo (m/s). Su potencia está calculada en 3,1kw. De acuerdo con los datos, las turbinas eólicas clásicas suelen generar energía apenas cuando el viento es de 4 metros por segundo (m/s), lo que deja el Árbol del Viento con un potencial hasta dos veces mayor.

 
De esta manera, según el creador de este invento, estos árboles son más rentables que otras fuentes de energía eólica porque, al detectar pequeñas corrientes, la cantidad de días en los cuales el árbol puede producir electricidad aumenta. 
Los investigadores a cargo de la compañía “New Wind” dedicaron tres años de investigación para crear un prototipo de este árbol de 11 metros de altura, que fue instalado en la Ciudad de las Telecomunicaciones de Pleumeur-Bodou (en Bretaña, al oeste de Francia). Ubicado cerca de una planta eólica doméstica, las aspas de estos generadores, escondidas entre las hojas, giran en el sentido del viento independientemente de su dirección.
“Haciendo uso de la brisa más leve, el “Arbre à Vent” es capaz de explotar todo tipo de viento, vórtices, carretones y otros fenómenos de viento que se encuentra en entornos urbanos y rurales”, afirman desde la compañía. “El Arbre à Vent es parte del movimiento de recolección de energía, y lo suficientemente potente como para garantizar la autonomía eléctrica de una familia de cuatro miembros.”
Por el momento, el costo del árbol es bastante elevado (€ 29.500). Además, se están estudiando algunas alternativas para implantarlos en otros lugares, tales como la aplicación de las hojas en los techos o carreteras para generar energía para las luminarias.

Fuente: www.newwind.fr

Álbum de Fotos

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina