eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
green-school

Guiada por la idea de “pensar en verde”, se fundó la Green School, el edificio de bambú más grande del mundo realizado con materiales reciclables. Un proyecto que busca motivar a las comunidades a vivir de manera sustentable.

La idea nació en 2006. El matrimonio de John y Cynthia Hardy, que ha residido en Bali por más de 30 años, vio la oportunidad de crear una escuela que escapara a la pedagogía tradicional. Así comenzaron a delinear el proyecto de lo que sería la Green School (Escuela Verde).
El lugar elegido es uno de los más fabulosos hábitats naturales del mundo: “La isla de los Dioses”, en Bali. Situada en medio del campus Kul-Kul, abarcando casi 10 hectáreas, a ambos lados del río Ayung, esta escuela, que abrió sus puertas en septiembre de 2008, materializa el sueño de sus fundadores. Actualmente, cuenta con alumnos de 25 nacionalidades diferentes que viven en este entorno natural, desarrollando un estilo de vida sostenible. Entre los contenidos pedagógicos, los estudiantes aprenden cómo ahorrar recursos naturales, cómo reciclar, cómo cultivar de forma ecológica, todo esto sin perder de vista las materias convencionales. La misión de la escuela es capacitar ciudadanos globales e innovadores ecológicos que estén inspirados a asumir la responsabilidad por la sustentabilidad en el mundo.

Arquitectura sustentable
Artesanos locales junto a una empresa productora de bambú fueron los encargados de levantar esta construcción, que se caracteriza fundamentalmente por su respeto por el entorno. Se trata de un edificio de doble hélice que interconecta tres espirales. En cifras, una construcción de 2000 m² de superficie, 20 metros de altura y 2.630 cañas de bambú con una estructura arquitectónica que recuerda una catedral. 
En su interior solamente podemos encontrar materiales reciclables. La escuela está abierta al exterior, de modo que no dispone de paredes. Cuando llueve se despliegan unas burbujas de algodón ecológico que bajan de los altos techos para que no entre el agua en el interior. Cuenta con aulas, biblioteca, salas de exposiciones, de reuniones, laboratorio, gimnasio, oficinas, aula de informática y una cafetería, todo realizado en bambú, tanto la estructura arquitectónica como el mobiliario. Asimismo, la escuela presenta un puente muy emblemático: construido en bambú, simboliza la conexión entre el aprendizaje con la creatividad y la responsabilidad ambiental con los conocimientos científicos. La Green School cuenta también con paneles solares y otros acumuladores que generan la energía que se consume en las instalaciones. De este modo, arquitectura sustentable, bio construcción, materiales renovables y reciclados, y bambú se reunieron en el proyecto de esta escuela.

Acerca del bambú
La disminución de las selvas tropicales y la posterior escasez de madera pusieron al bambú por adelante en lo que refiere a los materiales de construcción del siglo XXI. 
Más allá de ofrecer semillas de bambú a los agricultores locales para que comenzaran a plantarlo, los diseñadores de la escuela se contactaron con la empresa Ibuku, especializada en la construcción de viviendas y mobiliario con ese material. Además de la utilización de materiales sostenibles para la construcción, esta escuela verde tiene como objetivo trabajar con el bambú, ya que se trata de una plantación invasora que crece rápidamente y, a la vez permite plantarlo al mismo ritmo al que se va utilizando. Es decir, el objetivo fue hacer del bambú un material sostenible. Así, en esta escuela, el bambú local cultivado a través de métodos sustentables es usado de manera innovadora y experimental, mostrando sus variadas posibilidades arquitectónicas. Entre sus ventajas, el bambú genera beneficios ambientales, sociales y económicos. Además, sus tallos crecen rápidamente absorbiendo dióxido de carbono. Asimismo, lo que hace que el bambú sea un buen material para construcciones y muebles es su gran calidad para el diseño. Fuerza, flexibilidad y calidez son algunas de las características de este material empleado en la Green School.

Un modelo a seguir
Con apenas tres años de vida, la escuela ya cuenta con 160 alumnos que a diario aprenden las técnicas de construcción con el bambú y a interactuar de manera sostenible con la naturaleza. Además, cuidan un huerto ecológico que alimenta a los pobladores de la zona. El impacto de la presencia de la Green School en Bali resulta más que evidente. Alrededor de la escuela se construyeron viviendas sostenibles, las calles se pavimentaron con piedras volcánicas que evitan las inundaciones y se espera la llegada de más empresas guiadas por el concepto de sustentabilidad en la arquitectura. 
En este sentido, la ONG que impulsa este colegio espera exportar este proyecto a diferentes países del mundo. La formación es experiencia, es interacción, es educación y comunicación. Aprender las técnicas de construcción con bambú y relacionarse de manera responsable con la naturaleza, el entorno y el medio ambiente es el inicio de un proceso formativo que incluye los conceptos de integridad, sustentabilidad, comunidad, confianza y sobre todo, responsabilidad. 

“El hombre no es más que lo que la educación hace de él”, aseguró el filósofo alemán Immanuel Kant en el siglo XVIII. Green School es un ejemplo de la vigencia de esta reflexión, imponiéndose como un verdadero paradigma arquitectónico y educativo bajo el siguiente lema: “La educación sostenible que el mundo necesita para afrontar el siglo XXI”.

Texto: Lic. Julia López Camelo
Fuente: Green School
+ info: www.greenschool.org

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina