eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
67-pat-portada

Con una construcción propia de una época, el Palacio Legislativo se erige imponente y monumental en el centro de la ciudad. La riqueza arquitectónica y la elegante decoración se combinan dando como resultado una obra verdaderamente artística.

El por entonces gobernador provincial Dardo Rocha, convocó, en el año 1881, a un Concurso Internacional de Proyectos destinados a la construcción de edificios públicos. El diseño ganador para el Palacio Legislativo fue ideado por los arquitectos alemanes Gustavo Heine y Jorge Hagemann. El 29 de mayo de 1883 fue colocada la piedra fundamental, iniciándose las obras bajo la dirección del arquitecto Carlos Nordman, quien había realizado algunas modificaciones al proyecto original. Así mismo, la ejecución fue encomendada a los empresarios Plou y Olivieri. Sobre una superficie total 14.400 metros cuadrados, incluyendo los jardines perimetrales, el edificio se emplaza sobre la Avenida 7, frente a la Plaza San Martín, y entre las Avenidas 51 y 53, en el denominado eje histórico de la ciudad. La construcción se organiza en base a dos ejes de simetría. El eje principal se presenta paralelo al eje de la ciudad. Se plantea sobre el acceso principal al edificio (originalmente el acceso público), desde donde es posible llegar a la planta baja y a los tres niveles de los palcos de ambas cámaras. El otro, perpendicular al principal, abre la entrada de Diputados y del Senado, atravesando ambos recintos. La estructura de la obra pertenece al estilo renacentista alemán, con una inclinación a la corriente del eclecticismo académico, predominante hacia fines del siglo XIX en la arquitectura Argentina. La composición arquitectónica se estructura con un basamento sobre el cual se levanta el plano principal, compuesto por pilastras almohadilladas (las columnas adosadas a los muros con relieves labrados), aberturas y rellenos, que enfatizados por una cornisa saliente, contienen las dos plantas del edificio, coincidiendo con la altura de los peristilos o pórticos.


La construcción se completa con la cubierta de techo de los recintos y el hall central. Sobre una serie de balaustres se apoya la cubierta de pizarras tipo imperial, coronada por una baranda artística complementada por pináculos. En este nivel, con una profusión de ventanas, la presencia de la balaustrada, la curvatura de la cubierta y la delicada baranda; se constituyen los elementos de terminación propios del arte decorativo, característicos de la arquitectura del renacimiento alemán. Los accesos al edificio se encuentran enmarcados por pórticos que se componen de cuatro columnas de corte clásico, capiteles jónicos y grandes escalinatas. Las dimensiones de los peristilos terminados en forma de tímpano le otorgan a las entradas una presencia monumental. Un grupo escultórico corona cada uno de los peristilos. Estos fueron realizados por el artista veneciano Víctor De Pol, quien también realizó los relieves de cementos en las tres fachadas principales, las cuales representan escenas alegóricas y de la historia argentina.
El grupo escultórico que se encuentra sobre el acceso de avenida 7, posee una figura femenina con un gorro de frigio, símbolo de la libertad, sosteniendo la tabla de la Ley, junto a dos figuras que sostienen una espada y una antorcha. Las figuras que coronan el acceso para los diputados presentan una figura central que sostiene una rama de laureles, símbolo de la victoria; mientras que la figura que se ubica sobre el frontis del acceso de los senadores sostiene un texto, simbolizando la constitución.
El Palacio Legislativo presenta un sistema constructivo de muro portante. La utilización de arcos y bóvedas de cañón corrido son una clara referencia a las técnicas construcción romanas, reelaboradas por el Renacimiento. Ambos recintos conforman un equilibrio mediante el empleo de una simetría espacial y de volúmenes. Las cámaras se ubican en forma de hemiciclo a ambos lados del hall central, sin variar el diámetro de los mismos, resultando simétricas respecto del eje principal. Mientras que en el Senado los palcos se inscriben en el diámetro compositivo, en el recinto de la Cámara de Diputados, por necesidades de mayor superficie útil, los palcos son circunscriptos al mismo. En el recinto de los diputados los límites de la sala los materializa una serie de vacíos y llenos, los primeros corresponden a los palcos y los segundos expresados por las pilastras de gran espesor y las vigas estructurales. El hemiciclo se cierra, al frente, con una gran superficie llena de muros gruesos. En la parte superior, el recinto es coronado por una semicúpula a gajos y un gran lucernario, que representa un flamígero sol naciente realizado por el pintor argentino Graciano Mendilaharzu, quien había sido becado por el gobierno para estudiar en Europa. La decoración se encuentra dentro del estilo del edificio. Con un basamento en caoba, pinturas de próceres y pilastras del orden corintio. Cabe destacar que el mobiliario y los cortinados son originales, adquiridos en 1887 en la Casa Damon de París. En el centro de la ciudad, el Palacio Legislativo, emergió con un estilo que es una síntesis de las concepciones urbanísticas modernas del siglo XIX, con sus grandiosos vestíbulos, su decoración elegante y seria, fue deseado como ornato de la incipiente capital.

Texto y fotos: Leandro Arévalo
Fuente: www.hcdiputados-ba.gov.ar

 

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina