eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
punta

En una vieja serie televisiva los visitantes llegaban a una isla mágica de vistas paradisíacas en la que cumplían sus sueños; Punta Cana, un cabo situado al este de la República Dominicana, en la provincia de La Altagracia, prueba a quien la visite que la realidad puede superar a la ficción.

Las playas son de arena blanca y fina, y el mar, casi siempre inquieto, de un suave color azul verdoso. En realidad, el verde se lo da la distancia desde la arena, una vez adentro el agua es siempre transparente. El clima es perfecto: mínimas de 20 y máximas de 32 entre abril y noviembre.
A punta Cana se puede arribar por dos aeropuertos: el aeropuerto internacional que  lleva su mismo nombre, situado a unos 30 km hacia el interior, en la carretera que va desde Higüey hasta La Romana, (barrio exclusivísimo, famoso entre los golfistas y las estrellas de todo el mundo) y  el Aeropuerto Internacional de Las Américas, situado en Santo Domingo, a unas 3 horas de carretera de Punta Cana. En ellos será recibidos por los enviados de los hoteles con una simpatía que, sin dejar de ser propia de los habitantes del lugar, no nos deja olvidar que es pueblo vive del turismo y todos cooperan para ello en el buen sentido; brindando lo mejor.
Si de hoteles se trata, Punta Cana cuenta con una oferta muy variada. Hay numerosos complejos hoteleros. La mayoría son enormes alojamientos all inclusive, con menúes que dejan afuera la langosta pero que contemplan casi todos los servicios y actividades recreativas. Cada noche hay teatro, música o circo, y bachata, merengue y reaggetón dentro de estos hoteles que son como mini ciudades con sus casinos, sus tiendas, sus spa y, por supuesto, sus piscinas con barras en las que se puede disfrutar del ron de la isla y que, sin embargo, parecen algo incomprensible frente al insoslayable mar, cálido aún a altas horas. Todos tiene playa privada.
Para quienes busquen algo más íntimo o menos concurrido, están los hoteles boutique, una tendencia que crece y cuyo costo, por supuesto más elevado, corresponde a las mejores playas y a los restaurantes de innumerables tenedores.
Tampoco quedan afuera quienes persiguen opciones menos onerosas y más ligadas a la aventura. Existen otros alojamientos de buena calidad que cualquier agencia turística estará en condiciones de ofrecer, siempre y cuando estén deseosos de suplantar (o combinar, ¿por qué no?) la diversión de los mega complejos por la belleza de la naturaleza y la gracia de los pequeños poblados.
Si de relacionarse con la naturaleza se trata, no faltan lugares para recorrer: la zona se inicia al norte con la Playa de Arena Gorda, siguiendo después la famosa Playa Bávaro, Playa Ubero Alto, Playa Macao y la Playa de El Cortecito. Cuando se inicia la vuelta de la punta se encuentran las playas de Cabeza de Toro, Cabo Engaño, Punta Cana y Juanillo. El litoral de la zona de Punta Cana se extiende 50 km de costa. La parte de playa más extensa es la de Bávaro, considerado por el gobierno de República Dominicana como tesoro nacional por la riqueza de su flora y fauna y por las bellezas naturales que allí se aprecian.
Para adentrarse en los pueblos, además de los transportes típicos de cualquier lugar y de las combis, el turista encontrará divertidos moto taxis. Una vez en ellos, en medio del verde que todo lo rodea, verá que cualquiera de las casas bajas con aire de mar puede devenir un restaurante excepcional en el que probar los mejores platos típicos al ritmo de la música local y relajarse en un ambiente alegre.
Descripto el lugar, no es exagerado decir que sería raro y penoso encontrar una sola persona que no haya fantaseado siquiera una vez con alguna de las posibilidades que Punta cana promete cumplir.~

+ info: www.andares.com.ar

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina