eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
Nueva-York

Dicen que Nueva York ganó este título por ser la feliz poseedora de subterráneos que no se detienen nunca y por el movimiento constante de su gente. Pero hay quienes lo interpretaron distinto: Nueva York no duerme porque es la ciudad de las oportunidades. Si no va... el que duerme es ud.

Quiero despertarme en una ciudad,/ que no duerme/ y darme cuenta que soy el rey/ en la cima de todo... En estos versos de la canción  popularizada  por Frank Sinatra se describen con economía, al mismo tiempo, la imagen física de la ciudad y la sensación que provoca: Nueva York es la ciudad de los rascacielos, se ubica en la costa este de los Estados Unidos, a 380 Km. de la capital, Washington D.C., en la misma latitud que Madrid y Roma.
Posee tres aeropuertos internacionales y está formada por cinco distritos: Manhattan, el Bronx, Queens, Brooklyn y Staten Island.
Es la ciudad más densamente poblada de todo el continente americano. Además de ser un centro financiero, es uno de los centros culturales más importantes del mundo, con museos y galerías de arte de vanguardia; vida nocturna y tiendas comerciales de película (ver cualquiera de Woody Allen). Si todo esto sumado a su (por lo menos significativo) patrimonio arquitectónico no fuera suficiente para inclinar al dudoso turista hacia este destino, considérese que también es una buena base para llegar a las ciudades históricas de Filadelfia y Boston, así como a las admirables cataratas del Niágara. Sin embargo, se dice que es muy difícil querer partir y que jamás alcanza el tiempo para conocer por entero a la populosa Nueva York.
Aquí, una breve guía de lo que no hay que perderse. Muchos de los edificios más antiguos y más modernos de Nueva York se hallan en Lower Manhattan. Desde allí también podrá tomar el transbordador de Staten Island para apreciar las vistas del famoso perfil de la ciudad y de la Estatua de la Libertad.
La estatua de la libertad es obviamente una atracción en sí misma. Regalo del pueblo francés al estadounidense, fue ideada por el escultor Frédéric Augute Bartholdi y se exhibió en París antes de llegar a su lugar en la Liberty Island.
Isla Ellis fue la puerta de entrada de los inmigrantes desde 1892 hasta 1964. Hoy se destaca por el colosal edificio del Museo de la Inmigración, reabierto el 10 de Septiembre de 1990, después de una restauración total que costó más de 160 millones de dólares.
En Midtown Manhattan y Theater Districts se encuentran las relucientes tiendas de la Quinta Avenida, museos y famosos edificios, como el Chrysler Building o el Empire State.
El Chrysler Building fue levantado en estilo art decó en 1930. Está considerado por muchos historiadores y arquitectos como el mejor de la ciudad, con su ornamentación de águilas y una iluminación en forma de V. En esta misma zona, en la medida en que se dirija hacia Uptown Manhattan, el lujo aumenta. Allí podrá visitar el complejo de los edificios de las Naciones Unidas y, en Beekman Place, pasearse por las afueras del exclusivo enclave residencial que suele ofrecer a las estrellas de Hollywood aislamiento. Si  su billetera se lo permite, no deje de hacer compras en el Rockefeller Center (el primer complejo del mundo que integró oficinas con tiendas, auditorios, restaurantes y jardines. Uno de los lugares más turísticos de Nueva York, famoso a través del cine por su colosal árbol navideño) o de contemplar las torres recubiertas de cobre del Waldorf Astoria, uno de los hoteles más elegantes de la ciudad.
Hay dos parques que el viajero no puede dejar de recorrer: El Central Park: fue el primer parque paisajístico de EE.UU. Divide Manhattan en Upper East Side y Upper West Side; al norte se ubica Harlem. En invierno suelen practicarse allí deportes,  y a su lado corre la llamada “Milla de los museos”, entre los que se destacan el Metropolitano y el Guggenheim. Y el Madison Square en el que el en 1840 se codificaron por vez primera las reglas del béisbol, decorado con numerosas estatuas del siglo XIX.
Para quienes gustan de otra clase de turismo están los barrios. No sólo el histórico Greenwich Village,  o el étnico Chinatown con sus calles llenas de puestos de verduras, tiendas de regalos y restaurantes sencillos que ofrecen estupenda comida. También están el Little Italy (para comer pasta), el barrio judío, en el Lower East Side, y el Soho, con su impronta bohemia y su excesiva oferta de mercancías que abarca desde ropa usada a los últimos zapatos de Jimmy Choo. Justamente pegados al Soho surgieron y crecieron con rapidez Tribeca y Ground Zero. Tribeca está de moda gracias a sus restaurantes de renombre como Chanterelle o Nobu, a sus exquisitas boutiques y al Festival de Cine, organizado por Robert De Niro. En el Ground Zero, la zona donde el 11 de septiembre de 2001 dos aviones de línea se estrellaron contra las torres del World Trade Center, hay cinco torres en construcción que tienen fecha de finalización para 2011 y 2012.
De la diversión nocturna ni hablar, desde los tradicionales bares de jazz de Haarlem hasta el circuito de Broadway o una Rave, Nueva York, al igual que en hotelería, lo tiene absolutamente todo. Ciudad que nunca duerme porque nos da la oportunidad para ver toda la arquitectura y oír todas las voces (se hablan más de 170 lenguas), probar muchísimos sabores, conocer la última moda y sentirnos entonces despiertos.~

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina