eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
punta_del_este

En el extremo sureste de Uruguay sobre una larga península de arena, bosque y piedra, se encuentra Punta del Este, el destino perfecto para quien decide ir en busca de las mejores playas, la buena vida  y mucho, pero mucho glamour.

Ubicada a sólo 130 kilómetros de Montevideo, Punta del Este es, desde hace ya tiempo, la favorita del jet set internacional, sede de la buena vida y del buen gusto; es por eso que en cuanto a hotelería, gastronomía, atracciones, moda y comunicaciones, la oferta es inigualable y siempre de primera calidad.
Sus playas pueden hacer frente a los gustos más diversos: la Mansa, de aguas calmas por encontrarse del lado del Río de La Plata, está protegida de los vientos oceánicos que provocan las olas rebeldes que lamen las costas de La Brava. Como se encuentra comunicada con el resto del país por un sistema de transporte moderno que incluye aeropuertos, puerto de yates, autobuses, taxis y remises, el visitante puede trasladarse por la ciudad y sus alrededores en pocos minutos. Si a eso sumamos su clima templado, la “perla del Uruguay” se convierte en el destino perfecto para fines de semana largo y vacaciones durante todo el año.
Sofisticada y natural, Punta del Este lo tiene todo; cuenta con una hermosísima rambla que la circunvala, casas suntuosas típicas de balneario, edificios modernos, museos, arte, los mejores restaurantes, los hoteles de mayor categoría y un magnífico puerto con gran infraestructura, junto a locales comerciales de las más importantes marcas; cafés, pubs; etc. Aquí un breve recorrido por los lugares más destacados en estos rubros.
Su avenida principal, la Gorlero, se convierte día y noche en una glamorosa pasarela por la que circulan miles de visitantes. En la calle 20, paralela, se encuentran locales de grife como Louis Vuitton, Versace, Valentino y Ives Saint Laurent. En la plaza Artigas, otro lugar emblemático para encontrarse al atardecer, numerosos stands de artesanos exponen sus bellísimos productos realizados en piedra, vidrio, madera y otros materiales. Ni que decir del estilo de sus paradores, que convirtieron a Punta del Este desde hace tiempo en una marca propia.
En los alrededores (al sur) aparecen lugares realmente bellos como Portezuelo, Solanas y Punta Ballena, donde es obligado ver la puesta de sol en Casapueblo, una casa-escultura majestuosa realizada por el escultor uruguayo Carlos Páez Vilaró que, además de funcionar como hotel, es un museo-atelier donde se realizan numerosas exposiciones. En el norte, puede visitarse la Isla de Lobos, antiguo refugio de piratas, ubicada frente a la playa Brava. Allí, además de un gran faro, es posible observar la colonia más grande de lobos marinos de América del Sur. 
Amén del Conrad, cuya fama mundial nos exime de entrar en detalles descriptivos, la diversión en Punta del Este está a la altura de los mejores centros turísticos internacionales. El paseante puede optar  (y estos son sólo unos pocos ejemplos) por escuchar el ruido de las olas en disputa con la música animada de la disco La Plague, tomar un exquisito trago en Mobydick, pub clásico del puerto con música en vivo, o visitar el Museo Fundación Ralli, que, además de estar ubicado en el barrio con mayor concentración de mansiones, cuenta con una importante colección de arte latinoamericano y salas dedicadas a Miró, Chagall, Dalí y otros.
La gastronomía no va a la zaga de la diversión. Si tiene paciencia para esperar una mesa, acuda a El Metejón, restaurante popular por su parrillada, pero que ofrece también comida internacional, mariscos y pastas; La Bourgogne es el más elegante de Punta del Este, con comida y servicio de primera. Está comandado por el reconocido chef Jean- Paul Bondoux, que pertenece a la red internacional Relais & Châteaux. Entre los más disputados se encuentra el restaurante de comida típica Lo de Tere  que, como siempre está lleno, ofrece descuento de 40% para las primeras cuatro mesas y 20% para los que llegan hasta 13h para almorzar o hasta las 21h para la cena. En el muelle, además de los 400 yates, está el restaurante-café Napoleón, otra atracción que sirve desde la tradicional parrillada hasta pescados y mariscos frescos; por último se recomienda Virazón, que, con vista al mar y una cocina requintada en el menú, ofrece frutos del mar y variados tipos de pescados.
Y ahora que sabe todo lo que puede disfrutar y conocer, este verano no puede dejar de hacer punta.~

AD_SENSE_txt_img_Col3

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina