eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
sinfonia-de-luces

De antiguo refugio de piratas y contrabandistas de opio, la región de Hong Kong pasó a ser uno de los centros turísticos, industriales y comerciales más importantes del mundo. Viendo una postal de sus rascacielos iluminados uno podría confundirla con Nueva York, pero esta ciudad es singularísima.

La región de Hong Kong está formada por una península y 236 islas, de las cuales la más conocida es la isla de Hong Kong propiamente dicha. Es parte de la República socialista de China, gobernada desde 1949 por el Partido Comunista.
Pero es una parte muy especial: tanto Hong Kong como la región de Macao son antiguas colonias europeas (inglesa y  portuguesa respectivamente) y mantienen una gran autonomía como regiones administrativas especiales, conservando su propio sistema económico y judicial, además de muchas características típicas de estados independientes, como moneda, bandera, dominio de Internet, prefijo telefónico, y en el caso de Hong Kong, el chino cantonés (la más antigua de las muchas lenguas que allí se hablan) como lengua oficial, mientras que en el resto del país la forma pekinesa del chino mandarín, más moderna, es lengua nacional. Por supuesto que el inglés es el idioma del turismo, pero el hecho de que en Hong Kong se halla hecho mayor hincapié en la conservación de las costumbres y que al mismo tiempo sea una ciudad ultramoderna y cosmopolita, se explica un poco por su historia, que la vuelve mucho más atractiva.
La historia (contada a su manera en la conocida ópera Madame Butterfly) es así: la región de Hong Kong ha estado ocupada por los chinos desde hace más de 5000 años, pero tras la Primera Guerra del Opio en 1842, la isla fue cedida con carácter indefinido por China a Gran Bretaña; luego aumentaron el territorio de la colonia con el arrendamiento por 99 años (a partir de 1898) de una parte de la península de Kowloon y de la isla de Lantau. El 1 de julio de 1997 Hong Kong pasó a China como Región Administrativa Especial, régimen que finalizará en 2047 con la plena integración. De manera que uno no podría decir que conoce China si no conoce este espacio en el que se plasma una parte tan particular de su historia.
Como la región no es chica se puede empezar por recorrer, en el norte de la isla, la Bahía Victoria, donde se encuentran los edificios más famosos de Hong Kong: la Torre del Banco de China, el Two International Finance Centre, el Central Plaza y otros de los que conforman uno de los skylines más prodigiosos del mundo. Tampoco se pueden dejar de visitar el Pico Victoria, que ofrece unas de las mejores vistas de la región, y Bahía de Aberdeen, una bahía situada al sur de la isla en la que se podrán ver restaurantes y casas flotantes, exponentes de la arquitectura más típica de la zona.
Otro de los lugares para conocer es la isla de Lantau, la más grande de Hong Kong, mucho más tranquila y tradicional; allí están el Aeropuerto Internacional y, lo más importante, el Monasterio Po Lin, en el que veremos el Gran Buda Sentado más alto del mundo con 34 metros de altura. Está situado en Ngong Ping, la parte más elevada de la isla de Lantau a la que puede accederse por un teleférico que ofrece además hermosas vistas.
Imposible agotar la oferta hotelera, gastronómica y comercial de una ciudad que acostumbra brindar hospitalidad al turismo más exigente; sólo podemos recomendar no perderse la posibilidad de conocer el Ladies Market, el mercado callejero más importante, situado en el distrito de Mong Kok. Probar un Buddha’s delight en algún puesto callejero (plato vegetariano con un número de ingredientes que oscila entre 10 y 35 que se dice era el preferido de los monjes budistas) o si cuenta con una abultada billetera, en el R66, el famoso restaurante giratorio de Hong Kong o en el flotante Jumbo Kingdom, son algunas de las cosas que no se deben dejar de hacer. Por último, de ninguna manera puede perderse de visitar lugares tan importantes como la Avenida de las Estrellas y el Museo de Arte de Hong Kong (en Tsim Sha Tsui es el área más al sur de la península de Kowloon) y de ver Symphony of Lights, una sinfonía de luz y sonido que brilla con luz propia en el skyline de Hong Kong. El espectáculo lo forman 44 edificios repartidos por Hong Kong y Kowloon, y se desarrolla a diario a las 8 de la tarde y se ve muy bien desde Tsim Sha Tsui entre la Avenida de las Estrellas y el Centro Cultural de Hong Kong, o desde cualquiera de los barcos que navegan por la bahía Victoria.
Recomendamos sacar pasaje o se volverá chino tratando de entender cómo fue que no conoció esta exótica maravilla cultural.~

AD_SENSE_txt_img_Col3

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina