eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
Un-destino-de-reyes

Situada en el mar Mediterráneo, a unos 200 km de Barcelona, la isla de Mallorca es la más grande del archipiélago de las Baleares. Es la cuna de Rafael Nadal y el destino favorito de personalidades tan disímiles como Rossy de Palma y los reyes de España. En esta nota les contamos por qué.

Playas hay muchas. Que la arena es blanca y el mar es turquesa puede predicarse de gran parte de ellas y aunque son características nada desdeñables lo mismo podría referirse a las de la costa del Caribe, a las de Australia o a las de algún otro punto del planeta.El turismo es una actividad en constante crecimiento y las grandes cadenas hoteleras se han ido asentando por doquier de manera que, exceptuando aquellos sitios que promocionan un atractivo basado en su calidad de agrestes -y por lo tanto, carentes de estos servicios-,  parecería que cualquier lugar da lo mismo. No es así. Detrás de esta aparente igualdad se esconde la diferencia que el viajero suele pedir y disfrutar. Hay que tener en claro qué se busca. Si además de los placeres de la playa, se busca excelente comida típica, una arquitectura capaz de resumir la historia de siglos, diversión y el contacto con una cultura a la vez exótica y cercana, el objetivo es Mallorca.
Mallorca integra junto a Menorca, Ibiza y Formentera, el archipiélago de las Baleares. Su capital es Palma y su principal actividad es el turismo. Tiene un clima inconfundiblemente mediterráneo, con temperaturas altas en verano (superando los 30 °C) y moderadamente bajas en invierno; en un designio milagroso, la naturaleza decidió situar en el noroeste de la isla la Sierra de Tramuntana, que forma impresionantes acantilados y calas rocosas que contrastan con las playas de arena del resto del litoral.
Aunque la ciudad de Palma no es lo único que hay para ver, concentra grandes atractivos. Inútil intentar agotar la cantidad de monumentos históricos, castillos, casas y palacetes de los siglos XVII y XVIII en los que se aprecia la influencia italiana. Puede decirse, sin temor a exagerar, que abundan. Pero hay algunas construcciones y paseos que el viajero no podrá perderse. Entre ellos se destacan la Catedral, levantada entre los siglos XIV y XIX, cuyo interior fue reconstruido nada menos que por Gaudí. Allí impresiona sobre todo la Puerta del Mirador, diseñada por Guillem Sagrera, que abre un muro de piedra en dirección al mar, y el Museo Catedralicio, que alberga una gran cantidad de obras barrocas; la Almudaina, Palacio Real erigido sobre el Alcázar musulmán y antigua residencia de los primeros reyes mallorquines; y el afamadísimo Castillo de Bellver. Este castillo está situado en la periferia del casco histórico y fue construido por Peré Salvá en el siglo XIV. Se halla sobre una colina por lo que proporciona una vista excelente. Fue residencia de reyes, fortaleza militar, hospital y cárcel hasta bien entrado el siglo XX, aunque nadie sospecharía este último destino por la gran elegancia gótica de sus formas. Es uno de los poquísimos castillos de planta circular que hay en Europa y alberga un Museo con una valiosa colección de piezas clásicas. Para concluir, en lo que arquitectura se refiere, recomendamos ver La Lonja, uno de los más agraciados ejemplos de gótico civil en la zona mediterránea, construido también por Guillem Sagrera, en el que funciona el Museo de Bellas Artes. Esta zona cuenta con una gran oferta de restaurantes, bares y pubs.
Para pasear, entre lo más atractivo se encuentra el Paseo del Borne, corazón del casco histórico. Aquí calles medievales adornadas de palacios y elegantes viviendas del siglo XIX alternan con algunos cafés, entre ellos el Bar Bosch, uno de los más emblemáticos.
También el Paseo Marítimo cuenta con numerosos bares, pubs y discotecas; un lugar más que aconsejable para disfrutar de la noche y uno de los más animados de la ciudad.  
En Mallorca, la oferta gastronómica es más que tentadora y uno no puede alejarse de allí sin probar las típicas ensaimadas, el frito mallorquín o, por lo menos, una picada con los cada vez más prestigiosos vinos mallorquines acompañada por sobrasada o butifarrón, embutidos típicos elaborados tradicionalmente en Mallorca.
La isla ofrece innumerables sitios para continuar hasta que asome el sol. Una buena elección sería entonces s’Arenal. Uno puede trasladarse hasta allí de día, emprendiendo un paseo que podríamos llamar el paseo de Bahía de Palma y del que s’ Arenal es punto de llegada. Hay sólo 16 km desde el Puerto hasta allí. Bordeando la costa, nos encontraremos con las playas de El Portixol, El Molinar, Ciudad Jardín y Can Pastilla para terminar en s’ Arenal, cuyo paseo marítimo y zonas adyacentes están plagados de restaurantes, comercios, bares y discotecas donde la marcha sigue toda la noche con los  DJs más afamados. Los lugareños, por su parte, eligen la movida de Paseo Marítimo y Plaza Gomila y allí van también aquellos turistas interesados en codearse con la auténtica atmósfera de la isla.
Por último, nadie debería abandonar Mallorca sin visitar Sóller, lo cual implica dirigirse hacia el Noroeste, y disfrutar de los fabulosos paisajes que ofrece la Sierra Tramuntana, frecuentada sobre todo por los amantes del deporte ya que es uno de los lugares más escarpados de la isla. Sóller es un enclave construido en dicha sierra. Un antiguo tranvía eléctrico que parte desde la Plaza España, en el centro de Mallorca, conduce hasta su puerto, en el que puede verse un encantador barrio de pescadores dominado por un castillo medieval. También en Sóller hay una gran riqueza arquitectónica como lo muestra la neogótica Parroquia de San Bartolomé y el Museo de Sóller. En este pueblo solían pasar sus días tanto Miró como Dalí, por lo que hay muchas obras de ambos pintores para disfrutar.
Mallorca, entonces, no es sólo una de las mejores playas con una de las mejores industrias hoteleras del mundo; es diversidad cultural, gastronómica y arquitectónica en medio de un paisaje en el que el turista es rey.~

AD_SENSE_txt_img_Col3

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina