eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
portada

Una propuesta donde el resplandor del sol y la naturaleza se entrelazan en el diario vivir de sus ocupantes.

Tratar de explicar la raíz de esta obra arquitectónica es casi imposible, porque nada tiene que ver con otras corrientes o vanguardias. Sólo se la puede admirar como una preciada obra de arte habitable, donde nada chilla, nada desentona. Cada detalle respeta un perfil sereno que cede el primer plano a la naturaleza que la envuelve.
Esta soberbia casa se materializa en City Bell, La Plata. Un ámbito urbano en el que conviven armoniosamente la ciudad y la naturaleza, donde el valorar y responder a esta variable fue una de las pautas de partidas proyectuales.
Sobre un terreno más que privilegiado, de generosas dimensiones y una geometría equilibrada, se optó por cristalizar esta residencia cercando un vacío rebosante de verdes. Un pulmón necesario, para que los diferentes espacios interiores respiren las virtudes de este envidiable solar.
Una propuesta donde se buscó aprovechar al máximo las vistas y luego adaptarlas a las necesidades de sus propietarios, quiénes deseaban un espacio integrado, abierto al entorno natural pero que, a su vez, otorgara privacidad frente a la visita de amigos y familiares. Para ello, el arquitecto Gabriel Breccia, ejecutó un plano moderno, sin dejar de lado la flexibilidad de uso en los sectores sociales, como también brindar la privacidad necesaria a los espacios íntimos. Esta casa, obra única y personal, se funde con gran empatía con su entorno natural, a través de un juego sereno pero, a la vez inquieto, de llenos y vacíos. Planos y volúmenes que se tornan únicos protagonistas por medio de la simpleza de sus formas y el carácter lúdico del uso de los diferentes materiales naturales que cálidamente los envuelven.


Cuerpos que generan un interesante movimiento espacial con imprevistas rupturas. Caladuras y planos, permeables a la luz del sol y a los intensos verdes del entorno.
La planta principal abraza delicadamente el corazón del lote, integrando el paisaje, tanto el exterior como el interior, a la vida cotidiana de sus ocupantes.
Además de un amplio espacio semicubierto, que oficia de cochera o como lugar alternativo para vivenciar amenas y concurridas reuniones, se destinó gran importancia a las áreas más sociales - estar, comedor y cocina - que se desarrollan a un mismo nivel y que, por supuesto, disponen de todas las comodidades. Un multiespacio, dotado de doble altura y apenas - 0.85 mts bajo el nivel de la planta general, permite albergar un salón de juegos y una sala de audio. Un ámbito de distensión y esparcimiento pleno que brinda visuales rasantes sobre el verde central.
Las áreas íntimas – dormitorios – se definen a +1.80 mts. sobre el nivel del sector público. Acogedoras estancias que se abren sutilmente hacia la envolvente vegetación exterior.
Tras el hall de ingreso, liviano y luminoso, se puede vislumbrar una amplia galería hacia donde se abren el estar, el comedor y la cocina. Un espacio semicubierto que se transforma, una y otra vez, en un ámbito de encuentro, vinculación o, simplemente, de pura contemplación, donde el sol se combina con emociones para dar lugar a un mundo pleno de calidez. Todo el exterior de esta propiedad, como sus interiores, mantiene una unidad de lenguaje que se proyecta más allá del tiempo. La propuesta de su arquitectura interior pone en valor el universo de la percepción, el aspecto lúdico de sus volúmenes, el placer y la posibilidad de nuevos modos de relación y vínculos con la naturaleza. Amplias y diáfanas estancias se suceden a través de una continuidad visual, dada por la cálida gama de beiges de sus muros. Espacios amoblados casi con lo prescindible, para estimular la libre circulación y no opacar las vistas magníficas del exterior.
Dentro del sector del estar, todo está diseñado para una forma flexible y descontracturada de vida y para el entretenimiento. Un recinto que ofrece una sucesión de posibilidades que se encadenan generando un rato más para el disfrute. La cocina, donde impera el espíritu práctico, se materializa a través de colores oscuros y superficies metalizadas, que le otorgan un touch ultra moderno.
Un halo de serenidad y buen gusto recorre cada dormitorio, cuya ambientación no es ajena a la imagen moderna del resto de la casa. Observar, recorrer y vivir esta residencia, es constatar lo evidente que se torna de a poco: el vínculo indiscutible “paisaje-arquitectura”. Una obra que hace de soporte para descubrir y disfrutar diariamente del entorno natural que la acoge desinteresadamente.

Texto: Dis. de Interiores Ana Thorschmidt
Fotos: Leandro Arévalo

PROYECTO
Alquimia Arquitectura
Arq. Gabriel Breccia
54.221.4287314
www.alquimiarquitectura.com.ar

Solari_300

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalWhatsApp
+54.0221.463-5641
La Plata, Buenos Aires, Argentina