eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

Quilmes. Obra del Estudio Santos Marrero, esta vivienda logra sintetizar lo rústico y lo moderno en un perfecto equilibrio y con un cuidado minucioso por los detalles.

Situada en una de las comunidades del barrio cerrado Nuevo Quilmes en un terreno en relación con la laguna con infinitas vistas, la premisa del encargo fue una casa para una familia con tres hijos y un programa de necesidades con múltiples espacios relacionados con una determinada estética preestablecida.
Dentro del proceso y desarrollo programático se planteó un partido funcional tradicional, con ambientes privados en planta alta, y sociales en planta baja y subsuelo, donde la tradición constructiva aprovecha junto con la materialidad a expresarse y dejar de lado lo formal, para dar pie a una vivienda en la búsqueda de “amplificadores sensoriales “.
Esta decisión se materializó en la elección del color de la fachada y en su estética, junto con el uso de distintos materiales crudos y rústicos como la piedra, el hierro y la madera, pero sin perder de vista los detalles de terminación y el diseño de los mismos dentro del conjunto para armonizar y dar calidez a cada espacio.



Si bien se trabajó con cierta estructura tipológica, también se afrontó la necesidad de desarrollar espacios de gran flexibilidad y que los mismos, encadenados, permitan un uso más versátil a la casa a través de su fluidez y grandes espacios comunicados entre ellos. Esta premisa se generó gracias a puertas dobles corredizas, logrando distintos contrastes entre materiales y mobiliario.
Lo que revelan los espacios diseñados por el estudio de arquitectura Santos Marrero es un perfecto equilibrio entre aires coloniales y modernos; una síntesis que logra conjugar lo más característico de cada estilo, creando una propuesta original que invita a recorrer la vivienda de manera atenta.
En la planta baja, la imponente escalera con su baranda de hierro forjado es lo primero que vemos al cruzar la puerta. Desde allí, hacia un lado accedemos al living con paredes revestidas en piedra que acentúan lo rústico, en tanto hacia el otro lado se llega a la luminosa cocina comedor. Ambos ambientes están conectados por las mencionadas puertas dobles corredizas de tipo industrial, que también conectan el comedor con un quincho cerrado, vidriado, donde son protagonistas los muebles de estilo industrial. Desde allí, una galería semicubierta conduce a la piscina, y luego, a la gran laguna del barrio.
En la planta alta, se proyectaron cinco habitaciones (una de ellas funciona como escritorio). En la búsqueda de esa permanente conexión con el afuera, dos terrazas se extienden desde los dormitorios hacia el contrafrente, y se conectan con el jardín por una escalera exterior revestida en cerámicos calcáreos.
En tanto, en el subsuelo se ubica una amplia sala de juegos.
La mirada también se apropia de los espacios exteriores en la búsqueda de vistas cuidadas optimizando los recursos del sitio. Y así se termina de dar forma a una casa vibrante, con el disfrute del verde y el agua, y que a través de una equilibrada síntesis, líneas simples, una composición volumétrica resaltada por el uso del color y la conexión de espacios como premisa, alcanza el todo partiendo de la esencia.

Fotos: Leandro Arévalo

[ INFORMACIÓN ]
Ubicación: Quilmes, Bs. As.
Superficie cubierta: 272 m²
Superficie semicubierta: 81 m2
Año: 2018

[ PROYECTO ]
Arq. Gustavo Santos - Arq. Javier Marrero
Lavalle 507. Bernal - Tel: 011 4259 9784
www.santosmarrero.com.ar
Colaboradores: Arq. A. Manteiga, Arq A. Pariente


Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina