eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

Ante la demanda sostenida de materiales en general y los problemas que refieren distintos sectores de esta industria, consultamos a las fuentes sobre el estado de situación y las perspectivas sobre lo que viene.

La industria de la construcción argentina atraviesa vaivenes que muchas veces descolocan: de un reciente pasado muy cercano donde las empresas no sabían dónde colocar sus producciones a un presente donde las plantas están funcionando 24 x 24 y aun así no dan abasto con la demanda.
Con la pandemia como condicionante sobre todas las cosas, múltiples son las razones que nos traen a este presente, y para entenderlo decidimos preguntarles a representantes de distintos sectores de nuestra industria sobre el presente y las perspectivas avizoran, resultando también múltiples los puntos de vista que a continuación sintetizamos.

Primero nos preguntamos: ¿Por qué es alta la actividad la construcción privada? ¿Quiénes son los que la están movilizando?
La actividad de la construcción está viviendo un momento de alta demanda que se ve opacado por varios frentes donde faltan materiales y hay problemas de comercialización.
Lo que queda en pie de una clase media golpeada, que por razones sanitarias y cambiarias no está gastando en el exterior, la que ha mantenido sus ingresos y también ha sabido reducir sus gastos en esparcimiento y en otros rubros ha podido ahorrar y con ese excedente se ha volcado a realizar obra de pequeña y mediana escala en forma masiva. Ejemplo claro son los "pileteros", todos ellos con sus agendas más que cargadas (también están sufriendo la falta de insumos).
De la misma manera quienes atesoran dólares vieron un buen momento para vender e invertir en esta industria, teniendo en cuenta que la mayoría de los insumos están atados dólar oficial. Llamativo es cómo defienden sus tenencias, ya que en los últimos días, ante la baja de la moneda norteamericana, se notó la reducción de facturación en los comercios minoristas.
También la movilidad del rubro se impulsó desde los barrios privados, muchos de los cuales están al límite de cantar sold-out. A los nuevos compradores de lotes y proyectos (también aprovechando la brecha cambiaria) se les suma el hecho de que se reiniciaron las obras que se encontraban paralizadas por la cuarentena.
Y por último, los desarrolladores e inversores inmobiliarios, calculadora en mano, ven el valor más bajo de los últimos 25 años, por lo que han sumado fuerte a la demanda de materiales y mano de obra

¿Se pudo responder a semejante demanda habiendo tenido meses con fábricas cerradas?¿Cuál es la situación del sector?
La demanda comenzó fuerte desde el interior del país, donde jugadores locales estiman un crecimiento de casi un 30% en la facturación minorista. En cuanto al Amba ya casi está al nivel pre pandemia, y se espera que vaya a seguir creciendo en el corto plazo.
Si uno quiere comenzar con una obra por estos días y trata de contratar un estudio de arquitectura o un contratista, los plazos de comienzo de la obra seguramente ya sean en los primeros meses del 2021.
Hay rubros, como los talleres metalúrgicos, que NO ESTAN TOMANDO TRABAJOS por un desabastecimiento parcial pero importante, debido a que las grandes fábricas matrices están entregando el 50% de lo habitual, algo que según dicen se mantendrá hasta fin de año. En el mismo sentido hay problemas en el abastecimiento de chapa para el sector de la industria que fabrica gabinetes, electrodomésticos, etc
Otros rubros, particularmente el de sector pinturas, están teniendo problemas con los envases, ante la escasez del pvc para la fabricación de los mismos.
En general ninguna fábrica está entregando a menos de 45 días de la compra, inclusive algunas pueden demorar 3 meses. Con esto, muchas veces el comprador debe pagar en el momento de la entrega con el valor actualizado, lo que se traduce en la complejidad de efectuar compras por adelantado y ha desterrado el sistema de acopio de materiales.
Y para completar el contexto más allá de un panorama donde las industrias están trabajando 24/7, la pandemia sigue castigándonos y cuando se detectan casos positivos de Covid en las plantas se toman medidas de aislación preventivas de como cierre de secciones o sectores, lo que redunda en problemas en los circuitos de producción.
En cuanto al balance de la situación hay dos visiones sobre el presente y el futuro inmediato.
Unos hablan de que este furor se trata de un "veranito". Estos sienten que la espada de Damocles en cualquier momento caerá sobre el mercado, y están más que cerrados a realizar cualquier tipo de inversión.
Otros avizoran un 2021 bueno en cuanto a la demanda, basados en que "mientras no haya un movimientos abrupto del tipo de cambio, mientras la gente no pueda comprar dólares y no pueda viajar al exterior por la pandemia" las condiciones seguirán siendo beneficiosas para que se sostenga, a las que se sumará la demanda que generará el Procrear. Pero sobre este mismo optimismo advierten que, cuando se pongan en marcha medidas dirigidas a reactivar la obra pública para multiplicar fuentes de trabajo, se podría complicar aún más el abastecimiento de los materiales básicos, como ya sucede con ciertos insumos para la construcción en seco, como los laminados de hierro.

La industria de la construcción más sostiene una vez sobre sus hombros la responsabilidad de la puesta en marcha de la economía. Tanto para el mercado interno, en cuanto a generación de empleo y actividad económica, como para el mercado externo, donde la exportación es la herramienta fundamental para el ingreso de divisas, la industria de la construcción necesita políticas serias que la apoyen en lugar de propiciar la especulación financiera, ya que es el único camino para una reactivación rápida y sustentable. Y en este tramo de la crisis y mucho más en la post pandemia va a ser importantísimo generar acuerdos coherentes entre las empresas y los sindicatos a fin generar nuevos modelos de producción que se adapten a la nueva realidad.
Porque, para la post pandemia, con sólo la vacuna no va a alcanzar.


Solari_300

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalWhatsApp
+54.0221.463-5641
La Plata, Buenos Aires, Argentina