eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido
green-roof

Las cubiertas vegetales se están imponiendo como la opción ideal para aquellos proyectos de edificios y residencias que busquen, a través de un adecuado ahorro energético por climatización, aumentar las condiciones de confort.

Desde hace ya algunos años, una tendencia que crece con mucha fuerza en arquitectura es la utilización de cubiertas verdes, con cuyo nombre se designa a los  jardines ubicados en azoteas de viviendas y edificios. Se trata de una idea planteada originalmente por Le Corbusier hace más de medio siglo, que ahora ha cobrado importancia a partir de la necesidad de disminuir el consumo energético en los edificios.
Está probado que en Estados Unidos este tipo de estructuras han permitido una ahorro de energía de hasta un 25 por ciento, mientras que en Europa está cada vez más en boga y en Latinoamérica ya se está usando con bastante frecuencia.  
La cubierta vegetal es una estructura sometida a grandes fluctuaciones térmicas y a una importante exposición solar en verano, cumpliendo de manera óptima las funciones de protección, impermeabilización, aislamiento térmico y acústico, y ofreciendo además una adecuada protección frente a la radiación solar. Gracias al efecto amortiguador de la temperatura, que la tierra genera a través de un efecto de inercia térmica, a través de la cubierta quedan reducidas tanto las pérdidas como las ganancias excesivas de energía o calor. 
Sus propiedades nunca se agotan. Además de mejorar estéticamente el edificio, al ganar un espacio vivo y cambiante con el transcurso de las estaciones, el microclima del entorno se ve beneficiado al convertir la superficie del tejado en un lugar mucho más fresco con el aporte de humedad de las plantas. Incluso si la cubierta incluye un sistema de aljibe, se puede una acumular y aprovechar el agua de lluvia.


Las plantas y el sustrato actúan como excelentes absorbedores acústicos de los ruidos de la ciudad, permitiendo un espacio óptimo tanto para el paso como para el hábitat de aves y todo tipo de microfauna.
Existen dos tipos genéricos de cubiertas verdes: extensivas e intensivas. Las extensivas  requieren de un mantenimiento mínimo y se caracterizan por un pequeño espesor de suelo que no supera los 12 cm, con contenido predominantemente mineral. Aquí, las variedades de plantas quedan restringidas a herbáceas, musgos y plantas crassas tipo Sedum, todas resistentes a condiciones climáticas duras (sequías, fuertes vientos, lluvias intensas o heladas). 
Las cubiertas intensivas, en cambio, necesitan de mantenimiento regular por riego y fertilización. Conforman verdaderos jardines en las terrazas de los edificios, con un suelo más profundo que necesita de una proporción mayor de materia orgánica. Incluyen una gran variedad de plantas, arbustos y árboles pequeños, y en los sustratos más gruesos se pueden cultivar hortalizas y verduras.
Las cubiertas verdes resultan indispensables para el mejoramiento energético de la construcción a partir de elementos tales como aislamiento, lámina impermeabilizante, retención de agua y drenaje, filtro, sustrato y vegetación. No se trata solamente de colocar una capa de plantas sino de combinar todos estos componentes en cualquier bloque de edificios, vivienda particular, local comercial u otro tipo de construcción.
De esta forma, la arquitectura ha encontrado una buena forma de mejorar las condiciones de consumo energético en un edificio y las características ambientales del entorno, además de aumentar los núcleos naturalizados en los entornos urbanos, tan faltos de espacios verdes.~

Componentes de las cubiertas vegetales

• Membrana impermeabilizante: Puede fabricarse con materiales bituminosos con un cierto contenido reciclado a partir de polietileno o caucho sintético. El uso del PVC, por su impacto ambiental, no es recomendable. Es conveniente que se trate de membranas monolíticas, para que no haya juntas por donde sea posible que se produzcan filtraciones en condiciones de humedad constante o agua estancada.
• Aislamiento: Se recomienda que sea de poliestireno extruido que, además de sus propiedades aislantes, tiene una gran resistencia a la penetración del agua.
• Componentes de retención de agua y drenaje: Son sistemas diseñados para permitir la retención de agua en momentos de sequía y para asegurar un buen drenaje y aireación. Este sistema se puede resolver con fibras de polipropileno reciclado o con paneles de polietileno reciclado.
• Filtro: Evita que el suelo caiga y tapone la capa de drenaje. Puede ser un material geotextil realizado a partir de fibras de poliester.
• Sustrato: De poco grosor, es un medio de crecimiento diseñado para conseguir una óptima retención de agua, permeabilidad, capacidad de aireación y resistencia a la erosión. Es el soporte para la vegetación en toda la superfície de la cubierta. Sirve para proporcionar los nutrientes esenciales a las plantas (nitrógeno, fósforo, calcio y magnesio).
• Plantas: Se recomienda que la vegetación escogida para la cubierta sea resistente a las condiciones climáticas del lugar y perenne, para mantener la cubierta verde todo el año. En los sistemas extensivos se suelen se suelen plantar especies suculentas como las del género Sedum, flores salvajes, lavanda y otras plantas de prado de hábitats secos como orégano, tomillo, salvia, margaritas y hierbas autóctonas. En los sistemas intensivos hay menos limitaciones y se puede incluir vegetación de todo tipo.~

AD_SENSE_txt_img_Col3

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina